• “Impeachment contra Bolsonaro ha ganado fuerza, pero aún falta”
Publicada: lunes, 22 de junio de 2020 0:01
Actualizada: martes, 23 de junio de 2020 1:38

En medio de la crisis por la COVID-19, la idea de un juicio político contra Bolsonaro gana fuerza, pero falta mucho para abrir el proceso, dice un analista.

En una entrevista este lunes con HispanTV, el analista en temas internacionales Beto Almeida, sostiene que la idea de un impeachment (juicio político) contra Bolsonaro, ha ganado fuerza, pero todavía faltan pasos que deben ser tomados.

El experto sostiene que “hace falta una base parlamentaria más amplia para que haya mayoría y poder abrir el proceso (de impeachment)”.

En otra parte de sus declaraciones, el entrevistado asegura que “hay una pérdida total de autoridad de Bolsonaro, incluso en sectores sociales que en el pasado apoyaron al jefe de Estado.

Miles de brasileños salieron por cuarto domingo seguido a las calles del país en actos a favor y en contra del Gobierno de Jair Bolsonaro, quien enfrenta una grave crisis política en medio del avance de la pandemia del coronavirus, que ya deja 50 000 muertos y más de un millón de casos.

 

Las manifestaciones suceden cuando el cerco judicial a la familia Bolsonaro se aprieta debido al encarcelamiento preventivo este jueves de un antiguo estrecho colaborador del hoy senador Flávio Bolsonaro, primogénito del presidente.

El expolicía Fabrício Queiroz, quien era también cercano al mandatario, es sospechoso de ser intermediario en un esquema corrupto de confisco de salarios de colaboradores del gabinete de Flávio que operó al menos entre 2016 y 2017 con la finalidad de beneficiar al propio legislador cuando era diputado regional de Río de Janeiro. El Parlamento de Brasil ha recibido una petición formal firmada por unas 400 personas, entre naturales y jurídicas, entre ellas, la principal formación de oposición, el Partido de los Trabajadores (PT), y la Federación Nacional de Periodistas, con la intención de sacar al presidente Bolsonaro de la Presidencia.

Desde el comienzo del brote vírico, el mandatario brasileño ha menospreciado la pandemia, llegando a tildarla de “una gripecita”, y dio prioridad a la economía. Asimismo, a pesar de que Brasil se ha convertido en el segundo país con mayor número de casos de la COVID-19 en el mundo, el mandatario ultraderechista, ha desafiado muchas veces la cuarentena y salido a las calles para participar en los mítines con sus seguidores sin mascarilla y rompiendo las medidas de distanciamiento social.

Fuente: HispanTV Noticias

lvs/rha/msf