• Soldados israelíes tras llegar a Brasil, 26 de enero de 2019.
Publicada: martes, 29 de enero de 2019 9:16
Actualizada: martes, 29 de enero de 2019 11:07

Brasileños califican de ‘inservible’ la tecnología que Israel envió al país sudamericano para apoyar al rescate de los desaparecidos por el colapso de una presa.

Según lo afirmó el lunes el jefe de la operación de rescate brasileña, coronel Eduardo Angelo, los militares israelíes trajeron a Brasil equipos que no sirvieron para nada a la labor de búsqueda de los cientos que aún faltan después de que colapsara una represa en Brumadinho, en el suroriental estado de Minas Gerais.

La represa, ubicada en un sitio minero operada por la empresa minera Vale, se rompió el viernes y envió millones de toneladas de residuos minerales y lodo río abajo, sepultando las instalaciones de la propia empresa y diversas viviendas en áreas rurales. Cuatro días tras la tragedia, las autoridades brasileñas informaron de 65 muertos y otras 305 personas desaparecidas.

El régimen israelí desplegó el domingo una unidad de 130 soldados, que trajo consigo 16 toneladas de equipos, incluidos sensores de calor para localizar a los sobrevivientes heridos, pero no encontró ninguno y además, la “alta tecnología” resultó ser inútil para hallar los cuerpos o muertos, según recogió el diario digital Jerusalem post.

Por su parte, los bomberos de Minas Gerais afirmaron que desde que comenzaron las labores de búsqueda de víctimas el propio viernes han logrado salvar a 192 personas afectadas por la tragedia y ubicar a 386 que habían sido consideradas inicialmente como desaparecidas.

Bomberos brasileños realizan las labores de rescate en Brumadinho. (Foto: AFP)

 

La mayoría de las víctimas y los desaparecidos son empleados de la propia compañía minera. Hasta el momento 135 personas se han quedado sin hogar tras la catástrofe.

El envío de la misión israelí al gigante sudamericano se produjo en el marco de las profundas relaciones que han establecido el primer ministro del régimen de Tel Aviv, Benjamín Netanyahu, y su “amigo”, el nuevo presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

mjs/rha/ftm/mkh

Comentarios