• El presidente interino de Brasil, Michel Temer.
Publicada: miércoles, 22 de junio de 2016 16:09
Actualizada: jueves, 23 de junio de 2016 3:08

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, admite en un tuit suyo que en la actualidad el país atraviesa por un golpe de Estado.

Después de los incidentes que dieron pie a la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff de su cargo, el presidente interino brasileño sigue en el ojo del huracán, al enfrentar un cuarto ministro suyo acusaciones de corrupción.

Entretanto y cuando tanto Rousseff como varios países más de la región denuncian el proceso que apartó del poder a la mandataria como un “golpe de Estado”, el propio Temer, de una manera u otra, ha aceptado la existencia de dicho proceso golpista en el país.

Dilma Rousseff no está en el poder, por lo que no tiene actividades de naturaleza gubernamental (...) Rousseff utiliza el avión presidencial para denunciar el golpe de Estado”, dice el presidente interino de Brasil, Michel Temer.

Este martes y a través de su cuenta en Twitter, el presidente interino se ha pronunciado en contra de los intentos de la presidenta para criticar el “injusto” e “ilegal” juicio político (impeachment) que podría acabar con su mandato.

(Ella) no está en el poder, por lo que no tiene actividades de naturaleza gubernamental”, ha tuiteado Temer, al mismo tiempo que ha criticado que Rousseff haya utilizado “el avión presidencial para denunciar el golpe de Estado”.

De esta manera, el mandatario estaría aceptando la realidad que impera en Brasil. Esto, en momentos en que su Gobierno se ha visto sacudido por la dimisión de tres de sus ministros por presunta obstrucción a la Justicia para esclarecer el caso de corrupción de Petrobras.

Por otra parte, según revelan los resultados de un sondeo, el 88 por ciento de los brasileños considera que el mandato de Temer —que cumplió el 12 de junio un mes al frente del Gobierno—, terminará siendo entre malo y pésimo.

mpv/mla/nal

Comentarios