• Los cineastas brasileños (de derecha a izquierda), Kleber Mendonça Filho, Sonia Braga y Eryk Rocha.
  • Presidente interino de Brasil, Michel Temer (dcha.), junto a la presidenta suspendida, Dilma Rousseff.
Publicada: martes, 17 de mayo de 2016 10:03
Actualizada: martes, 17 de mayo de 2016 13:05

Cineastas brasileños, jóvenes y consagrados, aprovecharon la tribuna mediática del Festival de Cannes para expresar su rechazo al "golpe de Estado" de Michel Temer contra la presidenta del país, Dilma Rousseff.

"Lo que está en marcha es un golpe de Estado", afirmó el director Kleber Mendonça Filho antes del estreno este martes de "Aquarius", protagonizada por Sonia Braga, el único filme de América Latina entre los 21 que compiten por la Palma de Oro.

El realizador de 47 años se reencontró en Cannes con Sonia Braga, radicada en Nueva York (EE.UU.), donde hablaron con la agencia francesa de noticias AFP acerca de la situación en Brasil.

Hay un golpe de Estado a una presidenta que fue elegida por millones de personas que no tiene ninguna ilegalidad demostrada, y quien la acusa son políticos comprobadamente corruptos", afirmó el realizador brasileño, Eryk Rocha.

"Yo vivo en Estados Unidos, pero también en Brasil, tengo familia y amigos allá y pienso que lo que está sucediendo, la manipulación de la toma del poder, tiene que ser expuesto al mundo entero", indicó Sonia Braga.

El realizador Eryk Rocha, autor de siete películas, presentó en Cannes "Cinema Novo", un documental poético sobre ese movimiento cinematográfico, uno de los más importantes de América Latina, que en los años 1960 y 70 revolucionó la creación artística.

Según Rocha, "Brasil está entrando en un nuevo momento, sumamente grave y de incertidumbre. Como ciudadano, siento una profunda impotencia y angustia por lo que está pasando: Brasil está viviendo una ruptura muy grave en el proceso democrático".

"Hay un golpe de Estado a una presidenta que fue elegida por millones de personas que no tiene ninguna ilegalidad demostrada, y quien la acusa son políticos comprobadamente corruptos", agregó.

El 12 de mayo, el Senado de Brasil aprobó por 55 votos contra 22 la apertura de un juicio político contra la presidenta Rousseff, por lo que deberá dejar su cargo por un plazo máximo de 180 días y es sustituido por su vicepresidente, Michel Temer, acusado por la misma mandataria de ser el “jefe de la conspiración” y cooperar con la oposición para dar un “golpe de Estado contra la democracia” en Brasil.

tmv/rha/mrk

Commentarios