• La expresidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez y su exministro fugitivo de defensa. (Fuente: erbol)
Publicada: jueves, 21 de octubre de 2021 11:46

El Gobierno de Bolivia confirmó el trámite de extradición del exministro de Añez, Luis Fernando López, por intento de magnicidio contra el presidente, Luis Acre.

El ministro del Gobierno boliviano, Carlos Eduardo del Castillo, informó el miércoles de que su país pedirá a Brasil la extradición del exministro de Defensa del gobierno de la presidenta de facto, Jeanine Áñez, Luis Fernando López, por ser implicado en unintento de magnicidio” del presidente Luis Arce en 2020 tras la divulgación de pruebas de audio en el portal estadounidense The Intercept

 “Con este caso más, vamos a pedir la extradición del señor López Julio desde Brasil para que pueda rendir cuentas”, ha señalado del Castillo sobre López quien salió de Bolivia poco antes de que Arce asumiera el poder.

Según informó el diario boliviano La Razón, López concretó “contactos constantes con estos grupos irregulares y paramilitares mediante empresas con experiencia en combate como en Irak, Afganistán y otros”, para el intento de magnicidio.

Por su parte, el viceministro de Seguridad Ciudadana de Bolivia, Roberto Ríos, aseguró el martes que los audios revelan que el exministro fugitivo “es el autor intelectual del intento de magnicidio del excandidato y actual presidente Arce”, a la vez que aseguró que las investigaciones ofrecerán más informaciones para determinar quiénes fueron los demás involucrados en los preparativos para el asesinato del jefe de Estado.

De acuerdo con Ríos, el magnicidio fue frustrado por las medidas necesarias tomadas por las autoridades del país, mientras que el mandatario boliviano había recibido alertas y abstenía participar en los eventos realizados en el aire libre.

El triunfo de Arce en las elecciones de 18 de octubre, que marca el retorno al poder del MAS, se ha hecho realidad a pesar de todos los intentos llevados a cabo por el gobierno de facto de Bolivia para evitarlo.

Estas elecciones se produjeron 363 días después del golpe de Estado en Bolivia orquestado por la oposición y apoyado por EE.UU., suceso tras el cual Evo Morales renunció a la Presidencia del país.

rth/hnb