• Familiares de víctimas del golpe en Bolivia queman muñeco de Áñez
Publicada: sábado, 4 de septiembre de 2021 2:27

Los familiares de las víctimas de las masacres ocurridas en Bolivia en el gobierno de facto de Jeanine Áñez pidieron justicia y castigo para los responsables.

Los familiares de los fallecidos y heridos durante las represiones policial y militar en Sacaba y Senkata, acaecidas en noviembre de 2019 durante el Gobierno de facto de Jeanine Áñez en Bolivia, marcharon el viernes en La Paz, la capital, para exigir al Ministerio Público iniciar procesos penales contra los responsables de estas masacres.

Durante la movilización, los manifestantes, concentrados frente a la sede de la Fiscalía, portaban carteles e imágenes de sus seres queridos.

Los indignados gritaban “justicia”, mientras que quemaban muñecos que representaban a Áñez, al dirigente opositor Carlos Mesa, así como algunos ministros del interinazgo.

Tras un año y nueve meses de investigación, sólo hay cuatro excomandantes militares a los que se ha sometido a un proceso por las muertes en Senkata y a algunos policías que tienen detención domiciliaria por las muertes de Sacaba”, afirmó el activista de derechos humanos, David Inca.

 

¿Qué pasó en 2019 en Bolivia?

Tras el triunfo del entonces presidente de Bolivia, Evo Morales, en las elecciones del 2019, la oposición no aceptó el resultado, e inició una serie de protestas con el apoyo de jefes policiales y militares, por lo que el mandatario renunció para evitar actos de violencia y terrorismo en las calles del país.

En medio de la coyuntura, la senadora opositora Áñez se autoproclamó presidenta interina de Bolivia, pese a no cumplir con los requisitos constitucionales, lo que provocó protestas masivas de los partidarios de Morales y la respuesta fue una brutal represión.

A lo largo de estas manifestaciones, las Fuerzas Armadas usaron armas y agentes químicos para dispersar a los activistas y, en concreto, durante las masacres en Sacaba y Senkata los días 15 y 19 de noviembre, respectivamente, que causaron la muerte de al menos 18 simpatizantes de Morales.

Ante tal situación, Áñez emitió un decreto que exime de cualquier “responsabilidad penal” a las fuerzas de seguridad que repriman las protestas contra el golpe de Estado.

mmo/ctl/rba