• Un ataúd de un partidario de Evo Morales, asesinado durante una represión de la Policía en Sacaba, 16 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 18 de noviembre de 2019 3:10

Los dirigentes cocaleros de Bolivia han dado un plazo de 48 horas a la presidenta interina Jeanine Áñez para renunciar a su cargo.

En una reunión realizada el sábado, las Seis Federaciones de cocaleros del trópico de Cochabamba acordaron exigir a la mandataria interina a renunciar y el “repliegue inmediato de las Fuerzas Armadas a sus unidades militares para evitar más muertes y masacre al pueblo boliviano”, esto tras la muerte de nueve manifestantes el viernes en esta misma localidad de Sacaba.

Además, los dirigentes cocaleros se reunieron para pedir la liberación inmediata de los detenidos, dirigentes y autoridades electas democráticamente.

En otra petición, pidieron respetar la Constitución de Bolivia y garantizar las elecciones nacionales en un plazo de 90 días. Y rechazaron el Decreto Supremo que autoriza a militares a responder ataques armados y les garantiza inmunidad judicial y solicitaron respeto para la bandera indígena, la wiphala.

 

La Coordinadora anunció que mantendrá el bloqueo de caminos, de las carreteras interdepartamentales e interprovinciales a nivel nacional hasta que todas las demandas sean atendidas.

El 16 de noviembre, el dimitido presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió desde México, donde se encuentra en calidad de asilado político, a las fuerzas de seguridad a “parar la masacre” en su país, tras informes de varios  muertos en las protestas. 

LEER MÁS: Sube a seis cifra de muertos por la represión policial en Bolivia

LEER MÁS: CIDH condena “masacre policial” de seguidores de Morales

Después de ejecutarse el golpe de Estado el pasado 10 de noviembre, Morales renunció e inmediatamente, la segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores de Bolivia, Jeanine Áñez, se autoproclamó presidenta interina del país, en un acto que viola la Constitución del país.

En el artículo 169 de la Constitución boliviana se señala que, en caso de impedimento o ausencia del presidente, a este le reemplazará en el cargo el vicepresidente o en su falta el presidente del Senado. Ante la situación de que ninguno de estos pudiera asumir las funciones de la Presidencia, la Carta Magna indica que se recurriría al presidente de la Cámara de los Diputados y si este no pudiere, se procedería a la convocatoria de nuevas elecciones en un plazo máximo de 90 días.

mag/rha/rba

Comentarios