• Indígenas bolivianos marchan exigiendo la liberación de los nueve bolivianos detenidos en Iquique, norte de Chile, 24 de mayo de 2017.
Publicada: jueves, 25 de mayo de 2017 2:03

El Gobierno de Bolivia aun analiza la propuesta de la Fiscalía chilena sobre un juicio político en el caso de los nueve bolivianos presos en Iquique.

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, dijo el miércoles que el anuncio de un principio de acuerdo entre la Fiscalía de Chile y la defensa de los nueve bolivianos detenidos en ese país, sobre un proceso abreviado, demuestra un procedimiento político y no judicial en contra de los compatriotas.

Según indicó García Linera, este procedimiento implica que se declaren culpables por los delitos que se les imputan. 

"Esta propuesta está siendo analizada por los abogados que hemos contratado, igualmente por los abogados bolivianos; los detenidos también están al tanto de esta propuesta, ellos también están deliberando (…)”, declaró García Linera en conferencia de prensa.

"La recomprobación de esta decisión política es que quien anuncia una propuesta de procedimiento acelerado es el canciller del Poder Ejecutivo, no es el Órgano Judicial ¿Qué más prueba que estamos ante un tipo de procedimiento político en contra de nuestros nueve compatriotas?", agregó.

Esta propuesta está siendo analizada por los abogados que hemos contratado, igualmente por los abogados bolivianos; los detenidos también están al tanto de esta propuesta, ellos también están deliberando (…)”, declaró el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera.

 

Asimismo, insistió en que la decisión de encarcelar a los nueve bolivianos que realizaban supuestas tareas de lucha contra el contrabando en la frontera con Chile, es una “decisión política” y no una judicial, y agregó que “Chile es un Estado que no colabora en la lucha contra el delito”.

Sin embargo, los familiares de los retenidos manifestaron su desacuerdo con el proceso abreviado, ya que ello significaría que sus allegados acepten la culpa por delitos que no cometieron. 

García Linera, en nombre del Gobierno boliviano, expresó que la misión es que los nueve regresen lo más pronto posible al país. 

El 19 de marzo, en un incidente fronterizo, dos militares y siete aduaneros bolivianos fueron detenidos cuando perseguían a contrabandistas, tres días después fueron encarcelados acusados por los delitos de robo, contrabando y porte de armas.

lvs/anz/krd/nal

Comentarios