• El ministro de la Presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana.
Publicada: lunes, 15 de agosto de 2016 6:02
Actualizada: lunes, 1 de mayo de 2017 12:42

Estados Unidos conspira contra el Gobierno de Evo Morales y podría estar detrás de planes para derrocarlo, asegura un dirigente boliviano.

"El Gobierno de Estados Unidos no ha dejado de conspirar contra Bolivia; la derecha ataca por encargo de Estados Unidos", advirtió el domingo el ministro boliviano de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, durante una rueda de prensa.

Para explicar su acusación, Quintana señaló a las reuniones entre Peter Brennan, encargado de negocios de Estados Unidos en La Paz, con dirigentes de la oposición de Bolivia. La injerencia de Washington en los asuntos de otros países no se limita a Bolivia, Venezuela también ha denunciado el respaldo estadounidense a la derecha para derrocar el Gobierno de Nicolás Maduro.

El Gobierno de Estados Unidos no ha dejado de conspirar contra Bolivia; la derecha ataca por encargo de Estados Unidos", dijo el ministro boliviano de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

Quintana asimismo hizo referencia a los documentos desclasificados por el portal Web de filtraciones Wikileaks que sacan a luz la “injerencia” y planes de Estados Unidos para entrometerse en los asuntos internos de Bolivia con el fin de que un Gobierno más cercano ideológicamente a Washington tome el poder en el país andino.

“El libro Bolivia Leaks (basado en informes y cables desclasificados por Wikileaks) muestra la injerencia política de Estados Unidos entre 2006 y 2010 con la propia documentación oficial de Estados Unidos”, opinó.

 

Ese libro y las relevaciones de Wikileaks, continuó el político boliviano, ponen de relieve el comportamiento intolerante y totalitario de Estados Unidos respecto a los países en América Latina y su rotunda falta de respeto a la independencia de las naciones latinoamericanas.

No obstante, Quintana volvió a expresar su esperanza de que Estados Unidos rectifique su actitud y comportamiento hacia América Latina para que con Bolivia pueda reactivar sus relaciones fundadas en el respeto mutuo. "No queremos pelearnos con Estados Unidos, solo relaciones de respeto", dijo.

Las relaciones entre EE.UU. y Bolivia se vieron deterioradas en 2008, dos años después de la llegada al poder del presidente Morales, quien expulsó al entonces embajador estadounidense Philip Goldberg, medida que recibió la misma respuesta de Washington, que ordenó al embajador boliviano Gustavo Guzmán abandonar el país.

hgn/ncl/nal

Comentarios