• Evo Morales, presidente de Bolivia, durante un acto público en la ciudad educativa en Villa Alcala, Chuquisaca, sudeste del país, 24 de mayo de 2016.
Publicada: martes, 24 de mayo de 2016 22:27
Actualizada: miércoles, 25 de mayo de 2016 7:33

El presidente de Bolivia, Evo Morales, acusa a Chile de enviar a su país agentes de inteligencia chilenos con título de periodistas con el objetivo de “debilitar y desgastar” al Gobierno boliviano.

“Los chilenos mandaron (personas) con título de periodistas a La Paz a hacernos inteligencia y buscar cómo pueden debilitar a Evo”, desveló el martes el jefe del Gobierno boliviano en un acto público en Chuquisaca, sudeste del país.

Morales explicó que la Inteligencia del Estado descubrió el hecho. Dichos agentes, añade, ya están viviendo en La Paz y su objetivo no es solo el “desgaste” del Gobierno, sino acabar con la economía de Bolivia, y comparó este complot con el que pusieron en práctica contra el expresidente de Bolivia Andrés de Santa Cruz y Calahumana (1829-1839).

Los chilenos mandaron (personas) con título de periodistas a La Paz a hacernos inteligencia y buscar cómo pueden debilitar a Evo”, reveló Evo Morales, presidente de Bolivia.

“Con Andrés (Santa Cruz y) Calahumana el Gobierno estaba bien y las oligarquías chilenas apoyadas por transnacionales golpearon y acabaron con su gestión y desde ahí nunca Bolivia se levantó económicamente”, recordó.

Morales añadió que, tras su fracaso en el referendo del 21 de febrero, celebrado para su postulación en un cuarto mandato consecutivo, “las oligarquías chilenas, los partidos políticos de derecha (...) festejaron”.

Durante el proceso hacia el referéndum, Morales denunció varias veces la "campaña mediática" orquestada por la oposición con el apoyo de los Estados Unidos para generar problemas e inestabilidad en el país andino y recuperar su influencia en América Latina, a la que consideran su "patio trasero". 

Ambos países, que ya tienen un caso abierto —la denuncia de La Paz a Santiago por una salida al mar— en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, han visto cómo aumentan sus tensiones desde marzo, cuando Morales amenazó con denunciar a Chile ante este tribunal por el "uso abusivo" de las aguas del Silala.

La Paz considera que estas aguas nacen en su suelo como un manantial y que fueron artificialmente canalizadas por Chile hacia su territorio. Santiago alega que se trata de un río de cauce natural.

Desde 1978, los dos vecinos carecen de relaciones diplomáticas plenas y se manejan a nivel de consulado.

msm/nii/  

Comentarios