• Poder defensivo de Irán. Marchas en Irak. Paro en Francia
Publicada: jueves, 5 de diciembre de 2019 23:57

Irán seguirá con su programa de misiles balísticos. Iraquíes condenan los actos de sabotaje en las protestas. Francia vive una jornada de huelga general.

1- Irán seguirá con su programa de misiles balísticos, pese a las acusaciones infundadas de los países europeos. Así lo ha dejado claro el embajador iraní ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi.

En una carta al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), Ravanchi ha asegurado que la misiva de Francia, Alemania y el Reino Unido a la ONU, en la que alegan que Irán está desarrollando misiles balísticos con capacidades nucleares contraria a la resolución de la ONU, están basadas en informes falsos y sin fundamento.

Previamente, en un tuit, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, consideró que la carta había sido elaborada con falsedad desesperada, y como excusa para encubrir la incompetencia miserable que sufren estos tres países en cumplir sus obligaciones con respecto al acuerdo nuclear.

2- Miles de iraquíes salieron a las calles de Bagdad, la capital, para expresar su respaldo a la autoridad religiosa de la nación, y en rechazo a los actos de sabotaje durante las últimas manifestaciones contra la situación económica en el país árabe.

Los participantes saludaron el llamado que hizo el máximo clérigo chií de Irak, el ayatolá Seyed Ali Sistani, sobre la expulsión de los saboteadores y terroristas de las manifestaciones pacificas, para no dejar que se aprovechen de esas marchas para lograr a sus perversos objetivos. También pidieron reformas y mejoras en el país.

Asimismo, los manifestantes rechazaron las sucias políticas intervencionistas de EE.UU., el régimen de Israel y Arabia Saudí, países que buscan provocar disturbios y perturbar la seguridad de Irak, utilizando sus agentes e infiltrados.

3- Francia ha vivido este jueves una jornada de huelga general y protesta para rechazar la reforma del sistema de pensiones impulsada por el presidente del país, Emmanuel Macron.

La huelga que se considera la más grande en décadas, ha anulado la mayoría de los trenes de alta velocidad en París, la capital francesa.

También cientos de vuelos fueron cancelados y la gran parte de las escuelas no abrieron sus puertas. El movimiento social de los “chalecos amarillos” se sumó a este paro.

xsh/mjs