• Buques de guerra de la Marina Real de Arabia Saudí, en un ejercicio militar en el mar de Omán.
Publicada: miércoles, 11 de octubre de 2017 0:17
Actualizada: miércoles, 11 de octubre de 2017 2:17

Bahréin inicia una maniobra conjunta con Riad en el Golfo Pérsico, con lo que busca el apoyo de los saudíes para seguir reprimiendo a los opositores.

El almirante Fahad al-Ghafili, comandante de la Flota Oriental saudí, ha anunciado este martes que los ejercicios navales, denominados Bridge 18, han comenzado hoy con la participación conjunta de la Marina Real de Arabia Saudí y la Marina Real de Bahréin, según ha informado la agencia oficial de noticias saudí SPA.

Estos ejercicios tienen como objetivo consolidar los lazos navales Riad-Manama, aumentar la preparación para el combate, mejorar la coordinación operacional conjunta e incrementar así la capacidad del apoyo entre dichas fuerzas en caso de un enfrentamiento naval, según indica el citado militar árabe.

Asimismo Al-Ghafili ha explicado que los ejercicios se realizarán en dos fases, durante los cuales las fuerzas navales saudíes y bahreiníes llevarán a cabo operaciones de control en sus aguas territoriales, protegerán las infraestructuras y las principales vías navegables y realizarán tareas de vigilancia.

 

Desde mediados de febrero de 2011, cuando comenzó un levantamiento popular en Bahréin contra el régimen de Manama, ese pequeño reino árabe es casi a diario testigo de manifestaciones en las que exigen a la dinastía de los Al Jalifa que renuncie al poder y que permita el establecimiento de un sistema que represente a todos los ciudadanos del país.

En respuesta, Manama ha reprimido con brutalidad las protestas. Recordemos que el 14 de marzo de 2011, las tropas de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) se desplegaron en suelo bahreiní para ayudar al régimen a reprimir a los manifestantes, y desde entonces ha habido decenas de muertos. 

El 5 de marzo, el Parlamento de Bahréin aprobó que los civiles enfrentaran juicios en tribunales militares y que, según los defensores de los derechos humanos, equivalente a la imposición de una ley marcial. El rey bahreiní, Hamad bin Isa Al Jalifa, ratificó el 3 de abril la enmienda constitucional al respecto.

aaf/hnb/nii/

Comentarios