• Los refugiados Rohingya se encuentran en la llamada tierra de nadie entre Bangladés y Myanmar, 25 de abril de 2018.
Publicada: lunes, 2 de septiembre de 2019 1:00
Actualizada: lunes, 2 de septiembre de 2019 2:33

La Policía de Bangladés, acusada de haber realizado ejecuciones extrajudiciales, informa del asesinato de otro refugiado Rohingya bajo su custodia.

El refugiado muerto es Nur Mohammad, de 36 años, fue asesinado a tiros durante una operación en el sureste del país, ha informado este domingo la Policía de Bangladés para luego alegar que el difunto era un líder de una pandilla Rohingya que operaba en las colinas alrededor de los campos de refugiados.

Ha habido un brote de violencia en las últimas semanas en los campamentos de refugiados en el sureste de Bangladés, donde viven hacinados casi un millón de musulmanes Rohingya tras huir de las represiones del Gobierno y Ejército de Myanmar.

LEER MÁS: ‘Ejército de Myanmar quema vivos a los musulmanes rohingyas’

LEER MÁS: ONU alerta de nuevos crímenes de guerra contra Rohingya en Myanmar

Omar Faruk, un funcionario del partido gobernante en Bangladés recibió un disparo en la cabeza a fines de agosto en el campamento de Jadimura en la ciudad fronteriza de Teknaf (sureste). Según la Policía bangladesí, el asesinato de Mohammad estaba relacionado con la muerte de Faruk.

“Fue arrestado por el asesinato de Faruk el sábado. Lo llevamos a que nos entregue sus armas escondidas en una colina cuando sus cómplices dispararon contra la Policía (el domingo). Volvimos a disparar y luego encontramos el cuerpo acribillado a balazos de Mohammad”, ha destacado el portavoz de la Policía, Ikbal Hossain.

Fue arrestado por el asesinato de (funcionario bangladesí, Omar) Faruk el sábado. Lo llevamos a que nos entregue sus armas escondidas en una colina cuando sus cómplices dispararon contra la Policía (el domingo). Volvimos a disparar y luego encontramos el cuerpo acribillado a balazos de (Nur) Mohammad”, ha destacado el portavoz de la Policía de Bangladés, Ikbal Hossain.

 

Las fuerzas del orden público de Bangladés, que culpan de la muerte de Faruk a los “sicarios” Rohingya también mataron a tiros la semana pasada a tres refugiados de esa comunidad en relación con el incidente.

Los grupos pro derechos humanos ya han acusado previamente a la Policía bangladesí de realizar ejecuciones extrajudiciales contra los Rohingya, que han sido objeto de la violencia llevada a cabo por el Ejército y las tribus budistas por lo que miles de ellos fueron asesinados.

El asesinato de Mohammad ocurrió en el contexto de un segundo intento fallido de comenzar la repatriación de los Rohingya tras una ofensiva militar de 2017 en su contra en el estado de Rajine por militares birmanos.

LEER MÁS: Rohingya en Bangladés están inquietos por planes de repartición

LEER MÁS: 200 000 Rohingya conmemoran en Bangladés el “Día del Genocidio”

mtk/rha/rba

Comentarios