• ONU dice que todavía no puede confirmar un genocidio en Myanmar
Publicada: jueves, 19 de octubre de 2017 2:30
Actualizada: jueves, 19 de octubre de 2017 2:52

Mientras la ONU tacha de ‘limpieza étnica’ la situación de los rohingyas, esta misma entidad no ha llegado a la conclusión de calificar la situación de un genocidio.

Mientras el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Zeid Raad al-Husein, ha tachado de ‘limpieza étnica’ la situación de los musulmanes rohingyas que sufren represiones dentro de Birmania (Myanmar) y huyen al vecino Bangladés, esta misma entidad no ha llegado a la conclusión de calificar la situación de un genocidio.

Pese a que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha determinado que más de 580.000 rohingyas han huido de Myanmar a Bangladés y ha registrado testimonios de ellos y de otras organizaciones como Amnistía internacional (AI), además de emitir imágenes satelitales de los pueblos quemados de esta etnia musulmana en Myanmar, dice que todavía no puede tachar la situación de un genocidio.

Los refugiados rohingyas han denunciado las detenciones masivas así como las violaciones sistemáticas llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad de Myanmar, además de la destrucción de los pueblos de esta etnia. Ellos han contado a la ONU que al principio decidieron quedarse en casa, pese a que se les amenazó con la muerte si no se marchaban.

El Gobierno de Myanmar, de mayoría budista, sostiene que tan solo ha llevado a cabo una operación de seguridad en el estado de Rajine (oeste de Myanmar), denunciando la existencia de una milicia armada en la zona.

Sin embargo, los testigos dicen que no es así y que los que sí tienen armas son los no rohingyas de localidades vecinas, que han recibido armas del Gobierno para poder ayudar a las fuerzas de seguridad.

mhn/anz/rba