• ONU: 146.000 rohingyas huyen a Bangladés por genocidio en Myanmar
Publicada: miércoles, 6 de septiembre de 2017 8:18
Actualizada: jueves, 7 de septiembre de 2017 17:19

La ONU informa de la llegada de unos 146.000 refugiados de la minoría Rohingya de Myanmar a Bangladés para huir de la masacre de las fuerzas de Aung San Suu Kyi.

Según las estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), dadas a conocer este miércoles por la agencia británica Reuters, más de 146.000 miembros de la minoría musulmana Rohingya han sido forzados a abandonar sus tierras y refugiarse en el país vecino bajo condiciones infrahumanas, como consecuencia de las políticas represivas del Gobierno birmano.

De este modo la cifra de los rohingyas que han tenido que huir de la violencia de Myanmar y se han ido al vecino país de Bangladés ha llegado a alcanzar las 233.000 personas, mientras que se prevé que esta cifra aumente en los próximos días y con la continuación de la violencia perpetrada por las fuerzas gubernamentales birmanas.

No obstante las fuerzas de seguridad de Myanmar están tratando de impedir el paso de los rohingyas a Bangladés y ya hay información que confirma que se han plantado minas antipersona en las zonas fronterizas con este país.

La ONU además informa que decenas de miles de los rohingyas están atrapados en las zonas fronterizas en el lado birmano y no pueden atravesar la frontera ni pueden dar vuelta atrás y volver a las zonas en las que anteriormente vivían, mientras que otros han tratado de pasar las zonas fronterizas en las que deben atravesar lagos y ríos.

 

Como resultado, solamente durante la jornada de ayer, cinco rohingyas han fallecido luego de que se volcara su navío mientras que otras personas (aún no hay cifras exactas) están desaparecidas y puede que también hayan muerto.

En los últimos días, las autoridades birmanas han lanzado una fuerte política de represión contra esta población, masacrando a sus miembros y quemando sus casas, y se calcula que entre 200.000 y 500.000 refugiados rohingyas viven actualmente en la precariedad, la mayoría en campamentos miserables y superpoblados.

Los incesantes ataques brutales y las duras condiciones de vida han obligado a esta población a abandonar sus casas y buscar refugio en el país vecino Bangladés. Y como consecuencia, ahora, miles de desplazados han recorrido un duro camino y ya se encuentran en la frontera del país sin acceso a sus necesidades básicas.

hgn/ktg/tas/msf

Comentarios