• --
Publicada: domingo, 27 de julio de 2014 14:38
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 10:05

Arabia Saudí es un estrecho colaborador de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) en llevar a cabo actos de espionaje en la región de Oriente Medio, así lo revelan las últimas filtraciones realizadas por el exagente de la NSA Edward Snowden.

De acuerdo con los documentos hechos públicos el sábado por Glenn Greenwald y Murtaza Hussain en la revista digital ‘The Intercept’, desde 2013 Riad y Washington mantienen una alta compenetración, y la NSA y los Ministerios del Interior y de Defensa del país árabe comparten información de inteligencia destinada al espionaje.

Como apunta el informe, después de que el director de Inteligencia Nacional estadounidense, James Clapper, aprobara la expansión del programa en diciembre del 2012, y en el marco del proyecto ‘Sigint’ (Signal Intelligence), la NSA intensificó su cooperación con Arabia Saudí en programas de espionaje electrónico.

En esta línea, agrega, la NSA otorgó al Ministerio saudí del Interior una “asesoría técnica en los asuntos de Sigint”, que incluye el aprovechamiento de vulnerabilidades y la adquisición de blancos, así como capacidades para la recogida de datos de fuentes sensibles y apoyo analítico y técnico, entre otros.

De igual manera, ofrece “un servicio de desencriptación sensible al Ministerio del Interior contra los objetivos terroristas de interés mutuo, así como tecnologías de vigilancia de punta”. En cambio, el Ministerio del Interior de Arabia Saudí proporcionaba a la parte estadounidense el acceso a la detección remota en la región del Golfo Pérsico e información sobre las actividades de presuntos terroristas en el país árabe.

Cabe recordar que Arabia Saudí es uno de los principales aliados de Estados Unidos en la región de Oriente Medio, y está implicado en los planes del país norteamericano para desestabilizar la zona.

Desde 2013, Snowden ha filtrado varios documentos sobre el programa de espionaje masivo de Estados Unidos, tanto a nivel nacional como internacional, violando los derechos humanos y la privacidad de los individuos, hechos que han suscitado una gran indignación en todo el mundo.

tas/anz