• --
Publicada: martes, 23 de septiembre de 2014 10:33
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 9:45

El Gobierno de Irak ha prohibido la entrada a un grupo de soldados alemanes que tenía previsto viajar a Erbil, capital de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí, para ofrecer entrenamiento militar a los combatientes kurdos que luchan contra el grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe). Siete militares alemanes que preveían viajar el pasado viernes desde una base aérea de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el norte de Alemania han sido detenidos en el aeropuerto de Bulgaria después de que Bagdad les negara la entrada al territorio iraquí. De acuerdo con los informes, las autoridades iraquíes han prohibido la entrada del avión en el que viajaban estos militares al suelo iraquí debido a los problemas relacionados al vuelo mientras que los medios alemanes creen que el Gobierno iraquí busca impedir la entrada de las fuerzas extranjeras a dicha región. El pasado lunes, el primer ministro de Irak, Haidar al-Abadi, declaró que Bagdad se opone al despliegue terrestre de las fuerzas extranjeras en su país como parte de la campaña militar contra el grupo terrorista EIIL. El Comité de la Comandancia del Ejército alemán ha indicado que aún se desconoce la fecha de la entrada de estos militares a Erbil y que espera la autorización del Gobierno iraquí para que estos soldados puedan entrar en el país árabe. El Ministerio de Defensa de Alemania, anunció el pasado domingo en un comunicado que Berlín ha decidido enviar 16.000 rifles de asalto, 40 ametralladoras, 240 bazukas, 500 misiles antitanque y 10.000 granadas de mano a los kurdos en el norte de Irak para luchar contra Daesh. Esta decisión se produce después de que el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, anunciara la semana pasada que su país debe proporcionar suministros militares a los kurdos, aunque todo tipo de ayudas debe ser coordinado con el Gobierno central de Bagdad para evitar una supuesta división de Irak. naj/rha/msf