• --
Publicada: domingo, 9 de noviembre de 2014 2:27
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 9:30

El partido Congreso Popular General (CPG), presidido por el derrocado dictador yemení Ali Abdulá Saleh, ha decidido este sábado no formar parte del nuevo Gobierno. El CPG, que ocupa 225 de los 301 escaños del Parlamento, ha pedido a sus ministros que renuncien a su cargo porque el partido no fue consultado antes de la formación del nuevo Ejecutivo. El presidente yemení, Abd Rabbu Mansur Hadi, anunció el viernes la formación del nuevo Gobierno en virtud del acuerdo logrado el pasado 21 de septiembre entre su Administración y el movimiento chií Ansarolá (Houthi). Por otro lado, Saleh ha rechazado las sanciones que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) aprobó el viernes contra él acusando al exdictador de amenazar la paz y seguridad y dificultar la transición política en Yemen. En reacción a esta medida, Saleh ha destituido a Mansur Hadi, de su cargo como vicepresidente del CPG ya que a su juicio Hadi había pedido al CSNU la imposición de estas sanciones para forzarle a Saleh a abandonar el país. Las sanciones contra Saleh incluyen la congelación de sus bienes y la prohibición de que los Estados miembros de las Naciones Unidas concedan visado al exdictador. En otra parte de sus declaraciones, Saleh ha manifestado su disposición para comparecer ante la justicia y dijo "encontrad cualquier caso [de corrupción], llevadlo ante la justicia y poned fin a la inmunidad”. En virtud de un plan de los seis países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG, integrado por los países árabes ribereños del Golfo Pérsico), Saleh dejó el cargo en 2012 a cambio de inmunidad. kaa/ktg/nal