• Refugiados ucranianos en un aeropuerto en los territorios ocupados por Israel. (Foto: The New York Times)
Publicada: domingo, 22 de enero de 2023 18:34

Refugiados ucranianos que se instalaron en los territorios ocupados por Israel viven una de las circunstancias más terribles que puede atravesar un migrante.

El diario The Times of Israel, en un informe publicado a principios de enero, convenientemente descartado por los medios occidentales, ha documentado los abusos, las violaciones y la explotación generalizados, alentados por las autoridades israelíes contra los migrantes ucranianos.

Según la revelación, a ninguno de los casi 47 000 ucranianos que llegaron a los territorios ocupados por Israel, se le otorgó formalmente el estatus de refugiado, por lo que no es difícil entender que solo permanezcan ahí alrededor de 15 000 ciudadanos del país eslavo.

Los ucranianos que huían en busca de refugio llegaron a los territorios ocupados en su mayoría sin posesiones ni ahorros y trataron de encontrar trabajo para mantenerse. Sin embargo, numerosas barreras legales hicieron que esto inicialmente fuera imposible y, a pesar de las reformas posteriores destinadas a asegurar el empleo, muchos todavía luchan para encontrar un trabajo a corto plazo, incluso inseguro y mal pagado.

En julio, las autoridades israelíes introdujeron límites estrictos sobre dónde podían trabajar los ucranianos, con prohibiciones absolutas de empleo legal para refugiados en 17 ciudades, incluidas Tel Aviv y Al-Quds (Jerusalén), donde es más probable encontrar empleo. Posteriormente, impusieron más restricciones, prohibiendo a todo ucraniano que llegara desde octubre trabajar en cualquier lugar. Ante esta situación, las ofertas de roles en salones de masajes y trabajo sexual son abundantes. 

 

Lo más inquietante de todo es que el informe documenta cómo numerosas ucranianas fueron violadas por hombres israelíes que les escribieron cartas de invitación. Al intentar denunciar estos crímenes atroces, las víctimas “se encontraron con un laberinto de burocracia y perdieron toda motivación” para llevar a sus atacantes ante la justicia.

“Muchos de estos abusos permanecen, en el mejor de los casos, bajo el radar de las autoridades o, en el peor de los casos, ignorados deliberadamente, dejando a las víctimas en un ciclo de violencia y pobreza que solo profundiza el trauma que han soportado hasta la fecha. Los perpetradores siguen siendo libres de cometer más delitos”, señala el informe.

Tales abusos son aún más perversos cuando se considera que el régimen israelí anunció en voz alta su bienvenida a los ucranianos como símbolo de su “tolerancia y valores progresistas”. El régimen del apartheid tenía la intención de que estos refugiados impulsaran su proyecto criminal de expansión de asentamientos en tierras palestinas.

Algo que es realmente notorio y desagradable que ni un solo periodista occidental haya considerado este impactante informe apto para informar semanas después de su publicación. 

msm/ncl/rba