• Oficiales de la policía israelí montan guardia en la Cisjordania ocupada, 18 de septiembre de 2019. (Foto: Reuters)
Publicada: miércoles, 2 de febrero de 2022 5:27

La policía de Israel reconoce el uso del polémico software Pegasus, de la empresa tecnológica israelí NSO Group, para realizar tareas de espionaje.

Después de haber negado de plano infiltrarse en teléfonos móviles de civiles, la policía israelí admitió el martes un posible uso inadecuado del programa informático Pegasus como una herramienta de vigilancia a los ciudadanos. La policía “encontró evidencia adicional que cambia ciertos aspectos de la situación”, se lee en un comunicado de la fuerza de seguridad.

Por su parte, el subjefe de investigaciones e inteligencia de la policía israelí, Yoav Telem, dijo a un comité de supervisión parlamentaria que la inspección había encontrado “anomalías” que significaban que la legalidad de parte de la recopilación de información de la policía era discutible.

El anuncio se produjo dos semanas después de que un periódico israelí informara sobre una serie de acusaciones de que la policía había utilizado el software Pegasus para vigilar a manifestantes, políticos y presuntos delincuentes sin tener el permiso o supervisión judicial.

De hecho, el diario Calcalist reveló a mediados de enero que la policía israelí pudo haber empleado Pegasus para espiar a alcaldes, exfuncionarios o activistas que lideraron las protestas contra el ex primer ministro Benjamín Netanhayu.

 

Pegasus permite a los operadores infiltrarse en el teléfono móvil de un objetivo y obtener acceso a los contenidos del dispositivo, incluidos mensajes y contactos, así como al historial de ubicaciones.

El software espía también causó escándalos en todo el mundo tras el descubrimiento de casos de espionaje contra políticos, funcionarios gubernamentales, periodistas y activistas en diferentes países.

NSO dice que vende sus productos solo a las agencias de seguridad después de recibir la aprobación del ministerio de asuntos militares del régimen israelí. Aunque trata de afianzar la idea de que Pegasus está destinado a ser utilizado contra delincuentes y terroristas, admite que no controla cómo sus clientes usan el software y que no tiene conocimiento de quién es el objetivo.

tqi/rba