• --
Publicada: miércoles, 22 de enero de 2014 9:29
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 11:02

Mientras los sirios instan a que sea el pueblo quien decida el futuro político de su país, los estadounidenses siguen interviniendo en los asuntos internos de esta nación árabe. El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha subrayado este miércoles que el presidente de Siria, Bashar al-Asad, “no formará parte del gobierno de transición”. En su intervención durante la Conferencia de Paz sobre Siria, Ginebra II, John Kerry ha calificado de “imposible” e “inimaginable” la presencia de Al-Asad en un gobierno transitorio. El funcionario norteamericano ha enfatizado en que la construcción de un nuevo gabinete debe realizarse con el “consentimiento mutuo” de las partes, que no deberá “ser objetado” por nadie. Por otra parte, John Kerry tampoco ha aceptado la presencia de los extremistas en un nuevo mandato de transición. Con la profunda discrepancia que hay dentro de la oposición siria, no es obvio a quién defiende Washington. En reacción a las declaraciones de Kerry, el ministro sirio de Asuntos Exteriores, Walid al-Moalem, ha advertido que nadie fuera de Siria tiene derecho a apartar al presidente de su cargo. “Sr. Kerry, nadie en el mundo tiene derecho a conferir o retirar la legitimidad de un presidente, una Constitución o una ley, excepto los propios sirios”, ha aseverado Al-Moalem durante su discurso en Ginebra II, que se está celebrando en la ciudad suiza de Montreux. En otra parte de su intervención, se ha referido a la oposición, diciendo que “trajo vergüenza al país, pidiendo a Estados Unidos que lanzara ataques aéreos contra Siria (...) Se han deshonrado a sí mismos, invitando a EE.UU. a participar en la agresión contra el país”. El canciller sirio se ha dirigido otra vez más al país norteamericano para acusarle de no poder formar una delegación de la oposición siria, de acuerdo con lo prescrito por la resolución correspondiente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU). Cabe señalar que la Conferencia de Ginebra II ha reunido a más de 40 países en Montreux, así como a los representantes de Damasco y de la oposición siria, como un esfuerzo para poner fin a los tres años de crisis en este país árabe. zss/ybm/nal