• Director ejecutivo adjunto del Comité para la Protección de los Periodistas Robert Mahoney (C.) habla sobre el asesinato de Jamal Khashoggi.
Publicada: martes, 16 de julio de 2019 8:35

A fin de mejorar su imagen en el mundo por sus crímenes contra la oposición, Arabia Saudí está intentando persuadir a sus disidentes para que regresen al país.

La nueva estrategia del régimen saudí, según informó el lunes Financial Times, citando dos personas familiarizadas con el asunto, es adoptar un enfoque más suave para convencer a los opositores a que regresen al reino árabe con garantías sobre su seguridad y la vida.

“Alguien cercano al liderazgo saudí u otro mediador normalmente se comunicará con” los disidentes y les dirá: “Tengo un mensaje personal del príncipe heredero”, Muhamad bin Salman bin Abdelaziz Al Saud, prometiendo que “no habrá daño ni cárcel si acepta la oferta”, reveló un opositor saudí en declaraciones bajo anonimato al periódico británico.

A su vez, un activista saudí aseguró que esta medida saudí se debe a gran parte a su preocupación por la participación de los opositores en actividades de cabildeo en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (UE) y el Congreso en los Estados Unidos”.

En los últimos meses, los disidentes saudíes han desempeñado un papel relevante y hecho esfuerzos sin precedentes en revelar las violaciones del régimen saudí, pues, si permanecerán en silencio, la comunidad internacional olvidará las represiones saudíes contra la oposición, añadió el activista.

Alguien cercano al liderazgo saudí u otro mediador normalmente se comunicará con” los disidentes y les dirá: “Tengo un mensaje personal del príncipe heredero”, Muhamad bin Salman bin Abdelaziz Al Saud, prometiendo que “no habrá daño ni cárcel si acepta la oferta”, reveló un opositor saudí en declaraciones bajo anonimato al periódico británico, Financial Times.

 

Caso Khashoggi y la desconfianza de la oposición

Pese a las promesas de Bin Salman a la oposición, según los medios de comunicación, el brutal asesinato del periodista Jamal Khashoggi el pasado octubre de 2018 en el consulado saudí en Turquía, que formaba parte de “una campaña secreta para silenciar a los disidentes”, ha desconfiado a la oposición.

Antes de su asesinato, Khashoggi, quien se encontraba en el autoexilio, fue uno de los disidentes más conocidos que revelaba los crímenes del príncipe heredero saudí. El periodista de Washington Post fue muy crítico con los límites a las libertades de prensa y las violaciones de derechos humanos en el país.

LEER MÁS: ‘CIA concluye que Bin Salman ordenó asesinato de Khashoggi’

LEER MÁS: La CIA tiene grabación donde Bin Salman ordena matar a Khashoggi

Sin embargo, el asesinato de Khashoggi en el exterior y la ejecución de varios activistas de la oposición en el territorio saudí ha provocado desconfianza entre los disidentes que temen la misma suerte del periodista.

LEER MÁS: Informe: Riad ordenó 122 ejecuciones en la primera mitad de 2019

mkh/rha/ftn/msf

Comentarios