• Una mujer sostiene un móvil en sus manos delante de la empresa tecnológica israelí NSO Group.
Publicada: viernes, 22 de marzo de 2019 8:36

Los hackers israelíes ayudaron a Arabia Saudí a espiar a disidentes como el asesinado periodista saudí Jamal Khashoggi, según revela un diario estadounidense.

Según expone una nueva investigación de The New York Times, cuyo contenido se publicó ayer jueves, Saúd al-Qahtani, un importante exasesor del príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, contrató los servicios de una empresa tecnológica israelí para su campaña de represión a la disidencia del reino árabe.

Al-Qahtani utilizó los servicios de NSO Group, una compañía puntera de Israel que ofrece tecnología desarrollada por exoperarios de inteligencia israelí, para espiar a las personas a las que veía como amenazas para el reino, recogió el rotativo.

El periódico afirma que Al-Qahtani utilizó las herramientas de NSO Group para rastrear a los disidentes saudíes en todo el mundo en el marco de sus “extensos esfuerzos de vigilancia que, finalmente, llevaron al asesinato del periodista Jamal Khashoggi”.

Los servicios del software NSO Group ayudaron a las autoridades saudíes a espiar al círculo íntimo de Khashoggi—crítico de la política de la monarquía árabe a través de artículos de opinión publicados en el diario estadounidense The Washington Post— antes de su macabro asesinato el pasado 2 de octubre de 2018 en el consulado saudí en Estambul.

 

En mensajes intercambiados con empleados de NSO Group, agregó el celuloide neoyorquino, Al-Qahtani habló sobre “los grandes planes” para utilizar sus herramientas de vigilancia en países como Turquía, Catar, Francia y el Reino Unido.

The New York Times publicó otro reporte en octubre, en el que informó de la creación de un ejército online por parte de Riad para reprimir a sus críticos y dirigir a la opinión pública contra los periodistas con influencia en el país.

A principios del presente mes y en un acto sin precedentes, 36 países del mundo condenaron la crítica situación de los derechos humanos en Arabia Saudí. Además, diferentes organizaciones y oenegés pro derechos humanos, como Amnistía Internacional (AI), han denunciado el aumento exponencial de la represión, el arresto y la encarcelación de activistas por el régimen de Riad y las torturas brutales y agresiones sexuales a las que son sometidos.

krd/ktg/hnb

Comentarios