• Una aeronave no tripulada yemení Qasef-1, de producción nacional.
Publicada: sábado, 3 de noviembre de 2018 8:17

Ansarolá golpeó con drones una base aérea de Arabia Saudí, en la provincia de Asir (en el noroeste de Arabia Saudí), en respuesta a las agresiones de Riad.

La cadena de televisión yemení Al Masirah informó el viernes que los aviones no tripulados de modelo Qasef-1 del movimiento popular Ansarolá impactaron en la base aérea Al-Malik Khaled, desde donde los cazas de Arabia Saudí despegan para bombardear el territorio yemení.

El ataque de represalia de los yemeníes se produjo después de que Arabia Saudí respondiera el mismo día a los llamamientos a un alto el fuego con un fuerte bombardeo de Saná, la capital de Yemen, con más de 30 ataques aéreos.

Los ataques realizados el viernes por Riad coincidieron con las agresiones de gran escala a la ciudad portuaria de Al-Hudayda, en el oeste de Yemen.

Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) desplegaron el miércoles miles de soldados adicionales cerca de Al-Hudayda, la principal ruta de suministro de alimentos de Yemen.

Los testigos en Al-Hudayda dijeron que se vieron helicópteros Apache de Arabia Saudí en el cielo, intensificando el jueves por la noche sus ataques.

Los intensos ataques por parte de Arabia Saudí se llevaron a cabo después de los llamamientos a implementar una tregua e iniciar las conversaciones de paz, propuestos por EE.UU. y el Reino Unido, dos países patrocinadores clave de la monarquía saudí en su agresión a Yemen iniciada desde marzo de 2015.

 

Ansarolá ha expresado su disposición a participar en las conversaciones de paz, pero se ha opuesto firmemente a la mediación de Washington.

“Como es evidente para todos, EE.UU. es uno de los pilares claves de la agresión contra Yemen, pues cuando llama a un alto el fuego, realiza de hecho un llamado a sí mismo”, ironizó el jueves el portavoz Ansarolá, Muhamad Abdel Salam.

Diferentes expertos en asuntos internacionales han advertido de que la propuesta estadounidense es una trampa, pues arguyen que a Washington y Riad les está yendo bastante mal, ya que actualmente están atravesando serios problemas internos y en la esfera internacional, y el llamado de EE.UU. es una medida para ganar tiempo y recuperarse.

alg/ktg/fdd/hnb

Comentarios