• El ministro saudí de Asuntos Exteriores, Saud al-Faisal
Publicada: domingo, 12 de abril de 2015 17:30
Actualizada: lunes, 13 de abril de 2015 5:50

El ministro saudí de asuntos Exteriores, Saud al-Faisal, ha precisado este domingo que su país no está en una guerra subsidiaria con Irán en Yemen.

No estamos en guerra con Irán (…) Solo hemos intervenido militarmente en Yemen después de que el presidente legítimo del país (Abdo Rabu Mansur Hadi) lo pidiera".

No estamos en guerra con Irán (…) Solo hemos intervenido militarmente en Yemen después de que el presidente legítimo del país (Abdo Rabu Mansur Hadi) lo pidiera”, ha dicho Al-Faisal en una rueda de prensa en Riad, capital suadí, junto a su homólogo francés, Laurent Fabius.

El canciller saudí ha alegado que su país solamente busca acabar con los ataques del movimiento popular Ansarolá “contra civiles” y ha exigido a Irán que deje de apoyar a Ansarolá.

Pese a tales comentarios, los ataques aéreos de Riad y sus aliados, iniciados en 26 del pasado marzo, son los que han acabado con la vida de cientos de civiles yemeníes y Ansarolá, además de contar con el apoyo de los yemeníes, defiende a su pueblo ante las amenazas de grupos terroristas como Al-Qaeda.

Conforme a los datos proporcionados el pasado jueves por el portavoz de las Fuerzas Armadas yemeníes, el coronel Sharaf Luqman, el número de personas muertas en la agresión saudí asciende a más de un millar, incluidos 200 niños, y unas 15.000 que han resultado heridas.

Yemeníes trasladan el cuerpo de una víctima extraída de debajo de los escombros de viviendas destruidas en ataques aéreos saudíes en Saná, capital.

 

En otra parte de sus declaraciones, Al-Faisal ha manifestado su esperanza de que el acuerdo preliminar entre Irán y el G5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania) sirva para fortalecer la seguridad regional.

Por su parte, Fabius ha apoyado las ofensivas saudíes contra Yemen al asegurar que "Francia está dispuesta a ayudar a Arabia Saudí en todos los ámbitos para respaldar la legitimidad yemení".

No parece muy raro el respaldo del Gobierno galo a una agresión militar, que no ha recibido la luz verde de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), dado que Francia es el tercer país exportador de armas a Arabia Saudí.

kaa/ktg/mrk