• El portavoz del Ejército saudí, el general de brigada Ahmad al-Asiri.
Publicada: viernes, 18 de marzo de 2016 2:49

La sangrienta ofensiva militar de Arabia Saudí en Yemen está en su última etapa y cerca de su fin, ha asegurado el portavoz del Ejército saudí.

"Todas las operaciones militares tienen sus etapas y nosotros estamos llegando a la última", dijo el jueves el general de brigada saudí Ahmad al-Asiri, refiriéndose a la cruenta guerra a la que se enfrenta Yemen desde que Arabia Saudí comenzara, en marzo de 2015, una intervención militar en su vecino sureño con el fin de restaurar en el poder al fugitivo expresidente yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, un estrecho aliado de Riad.

El general sin embargo apuntó que en la siguiente "etapa" continuarán "reforzando con aviones" a las fuerzas del expresidente prófugo, ya que no quieren que haya "una nueva Libia en la región". 

Todas las operaciones militares tienen sus etapas y nosotros estamos llegando a la última", declaró el general de brigada Ahmad al-Asiri, portavoz del Ejército de Arabia Saudí.

Las declaraciones del portavoz se producen mientras que el martes murieron 119 personas, entre ellas mujeres y niños, y 47 resultaron heridas en los bombardeos saudíes contra un mercado en la ciudad de Hajjah, en el noroeste de Yemen.

Un oficial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) indicó que murieron 22 niños en lo que supone el último de los brutales bombardeos que han acabado con la vida de cientos de yemeníes desde su comienzo.

Después de las declaraciones del general saudí,  Estados Unidos "se congratuló" por las declaraciones del general saudí. El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, informó que habían transmitido "su preocupación" por la pérdida de vidas inocentes en Yemen por la guerra que "se ha cogido demasiados civiles inocentes en el fuego cruzado".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó el reciente bombardeo, que es el segundo de este tipo en dos semanas, y recordó que los ataques que tienen como blanco a civiles "son estrictamente prohibidos" y constituyen "violaciones graves de las leyes humanitarias internacionales".

Hasta el momento, la ofensiva del régimen monárquico no solo no ha logrado restaurar en el poder a Mansur Hadi ni acabar con el movimiento popular yemení Ansarolá, sino que ha causado, entre muertos y heridos, más de 32.000 víctimas (en su mayoría civiles), reducido a escombros las infraestructuras y además ha servido para que grupos terroristas como Al-Qaeda o el EIIL (Daesh, en árabe) se infiltren en el país.

Las fuerzas yemeníes, a pesar de los constantes bombardeos y ataques de los mercenarios saudíes, han conseguido cosechar grandes logros y propinar duros golpes a las fuerzas invasoras.

snr/ktg/rba

Comentarios