• Heiko Maas, ministro de Justicia de Alemania.
Publicada: sábado, 29 de agosto de 2015 9:01

Berlín ha exigido a la red social estadounidense Facebook que censure la información que comparten sus usuarios sobre el supuesto ‘Holocausto’, ha declarado el ministro alemán de Justicia, Heiko Maas.

“Hay una cosa que está clara: si Facebook quiere hacer negocio en Alemania, tiene que acatar las leyes alemanas”, dijo Maas en una entrevista publicada ayer viernes por la agencia británica Reuters.

Hay una cosa que está clara: si Facebook quiere hacer negocio en Alemania, tiene que acatar las leyes alemanas, declaró ayer viernes el ministro alemán de Justicia, Heiko Maas.

La difusión en mayo de una entrevista con la investigadora Ursula Haverbeck, que califica el supuesto plan de exterminio de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial como “la mentira más grande y mantenida en el tiempo de la Historia”, ha incrementado la difusión de las teorías revisionistas en Alemania.

Haverbeck, de 87 años de edad, se enfrenta por sus declaraciones a una posible pena de hasta 5 años de cárcel, después de que su domicilio fuera registrado por la Policía a principios de junio.

El ministro Maas acusa a Facebook en sus declaraciones de hacer muy pocos esfuerzos por censurar lo que la retórica oficial occidental califica como “mensajes de odio”. La red social electrónica se considera sujeta a la legislación estadounidense, que no persigue judicialmente la discusión del Holocausto.

“La negación del Holocausto y la incitación al odio racial son delito en Alemania, y no importa si se publican en Facebook o se murmuran en público en la plaza del mercado”, recalca Maas.

La negación del Holocausto y la incitación al odio racial son delito en Alemania, y no importa si se publican en Facebook o se murmuran en público en la plaza del mercado, recalcó Maas.

El responsable de Berlín ha transmitido su protesta por carta al director de política pública, Richard Allan, y le ha reclamado que se traslade a la capital alemana para mantener una reunión el 14 de septiembre.

“A la propia Facebook le interesa no ser usada como plataforma de contenido racista”, añade en su entrevista, aunque la mayoría de los revisionistas rara vez se refieren a cuestiones raciales, irrelevantes en cuanto a la posibilidad técnica del “Holocausto”, la fiabilidad de los testimonios existentes o la manera en que cobró forma el relato predominante.

Ursula Haverbeck, investigadora alemana sobre el supuesto plan histórico de exterminio de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial, conocido como “el Holocausto”.

 

Una portavoz de Facebook ha asegurado que la compañía se toma en serio las inquietudes de los dirigentes alemanes y ha manifestado su disposición para encontrarse con Maas.

Distintos Estados europeos, como Italia, Rumanía y España en meses recientes, están endureciendo sus leyes de represión de la disidencia sobre el Holocausto, en un momento en que la comunicación por Internet está facilitando una rápida difusión de análisis distintos, sobre esta cuestión, a los imperantes desde la década.

En mayo, Israel organizó un foro en la capital de Palestina ocupada, Al-Quds (Jerusalén), con el fin de promover la censura de Internet a nivel internacional.

Al mes siguiente, una diplomática israelí reconoció en Berlín ante periodistas que el régimen de Tel Aviv cultiva y explota el sentimiento de culpa alemán por el supuesto plan histórico de exterminio.

mla/ncl/msf

Comentarios