• Un policía habla con un miembro de la mezquita Koca después de haber sido incendiada, Berlín, Alemania, 11 de marzo de 2018.
Publicada: martes, 13 de marzo de 2018 0:19

Las agencias de seguridad alemanas están en alerta tras una serie de ataques violentos registrados estos días contra sedes oficiales turcas en Berlín, Stuttgart, y otras ciudades, durante actos de protesta por la ofensiva de Turquía contra los kurdos en Siria.

Estos incidentes violentos han tenido lugar estos días, incluido este lunes, en distintos puntos de Alemania y, según los medios locales, podrían estar relacionados con las manifestaciones en contra de la ofensiva turca en Afrin.

“Los conflictos en Siria pueden levantar pasiones entre los kurdos que viven en Alemania”, ha declarado este lunes una portavoz del Ministerio del Interior de Alemania, país que alberga a tres millones de ciudadanos de raíces turcas, incluyendo varias etnias como la kurda. 

La Cartera germana ha exigido a los manifestantes que eviten la violencia y acaten las leyes del país. “Las agencias de seguridad están constantemente intercambiando información sobre estos hechos”, ha agregado. 

En uno de estos sucesos, ocurrido el domingo, los bomberos tardaron 90 minutos en extinguir un incendio acaecido en la mezquita Koca de Berlín, la capital. El lunes, un centro comunitario turco, en la ciudad de Ahlen, se prendió en llamas, después de atacantes desconocidos lanzaran artefactos incendiarios.

Los conflictos en Siria pueden levantar pasiones entre los kurdos que viven en Alemania”, ha declarado una portavoz del Ministerio del Interior de Alemania.

 

No obstante, varios políticos alemanes y algunos grupos, incluyendo la comunidad kurda, han condenado los ataques a través de las redes sociales. El presidente de de la comunidad kurda, Ali Ertan Toprak, ha instado a los kurdos que viven en Alemania a recurrir a métodos democráticos para expresar sus puntos de vista sobre la ofensiva en Afrin.

Toprak también ha destacado que no está claro si los ataques fueron llevados a cabo por partidarios del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo), como alega Ankara, o de la Agencia Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT, por sus siglas en turco).

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha informado que Ankara controla 950 kilómetros cuadrados en el noroeste de Siria, aunque niega que su objetivo sea la ocupación de territorios.

El Ejército turco inició el 20 de enero pasado en las zonas norteñas de Siria la llamada operación ‘Rama de Olivo’ ante la preocupación de la creación de un ‘Estado kurdo’ apoyado por EE.UU. en esta región lindante con el sur de Turquía.

Siria, por su parte, tacha la operación turca como una violación a su soberanía y denuncia que más de 200 civiles sirios han muerto durante la intervención militar de Ankara en su territorio.

snr/ncl/aaf/hnb

Commentarios