• Gente reunida alrededor de los cuerpos sin vida de niños rohingyas cerca de la orilla de la playa bangladesí Inani, 28 de septiembre de 2017.
Publicada: sábado, 30 de septiembre de 2017 19:04

La Caritas Alemana compara el genocidio de los musulmanes rohingyas en Myanmar con lo ocurrido hace 23 años en Ruanda, con un millón de muertes.

Peter Seydel, uno de los expertos de la mencionada organización humanitaria, es una de las pocas personas que ha logrado observar de cerca la situación en las zonas conflictivas de Myanmar (Birmania).

“Hay que hablar de un genocidio de los rohingyas en Myanmar, tal como sucedió en Ruanda, debido a la existencia de expulsiones violentas y sistemática, el incendio de los pueblos y la violación sistemática de mujeres”, ha señalado en sus informes, publicadas esta semana.

Calificando de “horrible” lo que ha escuchado a los miembros de la comunidad rohingya, ha asegurado que ninguna organización internacional tiene acceso a la región para ver lo que está sucediendo.

Hay que hablar de un genocidio de los rohingyas en Myanmar, tal como sucedió en Ruanda, debido a la existencia de expulsiones  violentas y sistemática, el incendio de los pueblos y la violación sistemática de mujeres”, ha señalado Peter Seydel, uno de los expertos de la Caritas Alemana.

 

El activista ha considerado correcta la evaluación que hizo el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre las represiones del Ejército birmano y las describió de “limpieza étnica”.

Recuerda que, en los diálogos que mantuvo con los desplazados rohingyas en los campos de refugiados en Bangladés, ha escuchado historias terribles de masacres de familias rohingyas.

Seydel ha advertido del brote del virus del cólera en las zonas que residen los refugiados en el territorio bangladesí y pide ayudas internacionales para apoyar al Gobierno de Bangladés.

En medio del mutismo de la gobernante ‘de facto’ de Myanmar, la Nobel de la Paz 1991, Aung San Suu Kyi, los rohingyas huyen a Bangladés. Según la ONU, unos 700 000 refugiados han llegado al país vecino a causa de la violencia de los budistas y de los militares, una violencia que ha causado mil muertos entre esta minoría musulmana.

Se dice que en un periodo de 100 días — aproximadamente del 7 de abril hasta mediados de julio de 1994— de entre 750 000 y un millón de miembros de la etnia Tutsi fueron asesinados en Ruanda por los integrantes de la tribu Hutu, que integraban el gobierno en aquel tiempo.

msm/mnz/nii/