• El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (izd. por abajo), y el rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud (drch. por abajo), y otros líderes árabes durante la cumbre de países árabes en Riad, capital de Arabia Saudí, 21 de mayo de 2017.
Publicada: lunes, 22 de mayo de 2017 8:56
Actualizada: lunes, 22 de mayo de 2017 10:26

Argelia desafía a EE.UU. y a su anfitrión saudí por la catastrófica situación en Siria, Yemen y Libia y condena las opciones militares en esos países árabes.

En su intervención en la cumbre de los países árabes y Donald Trump, presidente de EE.UU., celebrada el domingo en Riad, capital de Arabia Saudí, el presidente de la Asamblea Nacional de Argelia, Abdul Qadir Bin Saleh, que representaba en la cita al presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, manifestó claramente la posición de su país respecto a las crisis en Yemen, Siria y Libia y condenó abiertamente la intervención militar liderada por el régimen saudí contra su vecino yemení.

Hizo hincapié en la “inutilidad” de las opciones militares a la hora de resolver las crisis de dichos países, argumentado que la vía militar ha complicado, de hecho, aun más la situación y provocado “la peor catástrofe humanitaria” del siglo recién inaugurado.

Como confirmación de sus palabras, se refirió a la crisis humanitaria y a la epidemia de cólera que azota Yemen debido a la agresión saudí, también aludió a la crisis de Siria, que ha devenido en el desplazamiento de millones de personas, y a las víctimas de los ataques del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

Todo el mundo está convencido de que el camino para salir de la crisis en dichos países hermanos es una salida política negociada que no excluya a nadie, afirma el presidente de Asamblea Nacional de Argelia, Abdul Qadir Bin Saleh.

 

"Todo el mundo está convencido de que el camino para salir de la crisis en dichos países hermanos es una salida política negociada que no excluya a nadie", agregó.

Asimismo reprobó la medida hostil de la Liga Árabe (LA) hacia Siria, es decir, la suspensión de Siria de esta organización y aun más los ataques de EE.UU. a este país sin su autorización.

En otra parte de sus declaraciones, recordó que un Oriente Medio sin tensión y en paz solo será posible si el pueblo palestino accede a su derecho de formar un Estado independiente con Al-Quds (Jerusalén) como la capital.

Destacó, igualmente, que había acudido a la cita por un sentido de responsabilidad histórica y del deber, y con el fin de hallar una solución de base a las crisis en Siria, Yemen y Libia, de forma que los pueblos de esos países se vean libres de la destrucción, el desplazamiento y el horror del terrorismo de Daesh.

tmv/snz/nii

Comentarios