• Detrás de la Razón - Rusia y Estados Unidos en carrera nuclear, Trump dio el balazo

‘Por supuesto, Rusia está categóricamente en contra de que ese acuerdo deje de existir. Insistiremos en su prolongación’, dijo Viktor Ozerov.

Este es el primer misil que le cae a Trump desde Rusia, por sus desafiantes declaraciones de estos días. Desde Moscú (capital rusa) le contestan y le contestan enojados: "Comenzar la Presidencia poniendo en cuestión un tratado internacional entre Rusia y EE.UU. No es la mejor forma de llevar a la práctica la no proliferación nuclear", puntualiza el jefe del Comité de Defensa de la Duma, Ozerov.

Todo comienza con un Trump que hace unos días dijo que quiere ser el amo y señor de las armas atómicas, quiere que su país sea el jefe y la supremacía de nuclear del mundo. En entrevista a Reuters comenzó apelando al romanticismo, pero como dijo que eso es imposible entonces el extremo: "Sería maravilloso, sería un sueño, que no hubiera armamento, pero si hay países que van a tener bombas nucleares, nosotros tenemos que estar en cabeza de la manada”, exclamó Trump.

Con ese anuncio al mundo que Estados Unidos aumentará su capacidad nuclear. Se necesita tener un cerebro pequeño para no entender que este no es el mundo por el que ha luchado la humanidad consciente de la vida, el respeto a la naturaleza, a los animales y a los seres humanos.

Si en la antigüedad las cosas se arreglaban con violencia, después de la Guerra Fría, las grandes potencias despertaron y coincidieron que había que hacer un mundo más sano y ponerlo lejos de las armas nucleares.

Pero el señor Trump parece que va al revés, y cree al estilo ejércitos de la antigüedad que uno es el centro del universo y que los compromisos con el entorno viviente no existen. Pero hoy la bioética es diferente.

Lo que llevará al mundo, otra vez a estar al filo de la butaca por los caprichos de las potencias nucleares tal como estaba la preocupada población mundial en la antigua Guerra Fría que está resucitando a pasos agigantados.

No lo digo yo, se lo dice Rusia: "devolverá al mundo a los tiempos de la carrera armamentista de las décadas de 1950 y 1960, cuando los bandos enfrentados intentaban garantizar su seguridad nacional a costa de lograr la superioridad militar sobre su rival" sin importar la seguridad del mundo, claro está, esto se lo manda otro ruso al jefe del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma, Konstantín Kosachov.

Trump con sus palabras de querer expandir el arsenal nuclear cuestionó el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (conocido como START III), el tratado que firmó Estados Unidos y Rusia para reducir las armas nucleares a 800 lanzaderas ya sea desde submarino nuclear, avión o tierra, para este 2018 que viene.

Trump dijo que este tratado era un abuso de parte de los rusos, por lo que no cabe en su agenda y seguramente lo tratará de destruir, por eso el enojo de ciertos rusos de Moscú que parecen estar a favor de la paz, tal como los acabo de citar más arriba.

El otro punto de Trump es que su discurso siempre es de poner en el suelo a Estados Unidos, que todo está mal. Porque es muy difícil de entender que el país con el Ejército más poderoso del mundo quiera tener el Ejército más poderoso del mundo, tal como dijo Trump, más bien sería, queremos seguir siendo.

Detrás de las palabras de Trump o se esconde un menosprecio a EE.UU. para negar todo lo que se ha hecho, o es una estrategia superdemagógica para que lo que él haga, si sale mal es porque estaba mal ya desde antes y si sale bien, pues entonces el genio es él.

Los hechos más reales es que Estados Unidos tiene un arsenal que podría convertir nuestro Planeta en un infierno y en un cementerio. Y es que "sólo un arma nuclear puede destruir una ciudad entera, además de potencialmente matar a millones de personas, y poner en peligro tanto el medio ambiente como la vida de las generaciones futuras, ya que sus efectos a largo plazo resultan devastadores", reporta la Oficina de Asuntos de Desarme de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

¿Usted cree que usar estas cosas como método de intimidación y amenaza está justificado, más en un ser humano que pretende ser menos primitivo, menos visceral y más constructivo? Los hechos son que a tan sólo 3 metros, una maleta siempre acompaña al presidente Trump, es el "nuclear football" (pelota nuclear) donde con una orden y sus códigos que tiene, puede lanzar un ataque nuclear con más de 1300 cabezas nucleares a su disposición.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve y treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres y Madrid, siete de la tarde, México a las 12 y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/rha/hnb

domingo, 26 de febrero de 2017 22:44
Commentarios