• Detrás de la Razón - La muerte se aparece, viene la peor hambruna de la historia

Si le avisan que un familiar suyo, su hermano, su sobrino, su madre o padre, está a punto de morir, no tiene qué comer, necesita ayuda urgente, la reacción inmediata de usted y de su cuerpo, porque segrega adrenalina, es de urgencia, de ansiedad, de alerta, que lo lleva a la acción y reacción, que lo lleva a ayudar.

La pregunta más importante para la especie humana, es la misma que le planteo, pero a nivel global. ¿Se necesita que sea un familiar para sentir la emergencia, la ansiedad, la fuerza para que uno ayude? o más aun, ya no planteo si ayuda o no, ¿se necesita que sea un familiar para que a uno le importe el problema, para que lo sienta y lo conmueva?

Si esta pregunta se resolviera, el mundo estaría unido siempre impidiendo la desgracia. Así hoy, con lo que le voy a contar, millones llorarían de angustia, y millones más actuaría, claro si fueran sus familiares. Lo que le voy a decir, son cifras de apocalipsis, y por eso empecé con una cuestión del sentimiento humano, porque esa es la llave para resolver muchos problemas del mundo.

Imagine lo que siente cuando una persona está a punto de morir, ahora imagine, 100 personas, 1 000, 10.000, 100.000 personas. ¿Cuánto dolor y cuánto sufrimiento, no? Pues en Yemen son 7.000.000 de personas que sus días parecen estar contados, ya que van directo a morir, no de cáncer o enfermedad alguna, sino de lo más vergonzoso después de siglos de supuesta evolución humana: hambre.

Le doy los datos en frases concretas: Yemen tiene alimento solo para 3 meses. Entre 97 y 111 días durará el trigo y el arroz. 7 millones al borde de una hambruna. Ya van miles de muertos. 20 millones necesitan asistencia humanitaria, es decir, 75 % de la población. 7 millones cuando amanece no saben si van a comer ese día. 900 000 casos de Cólera. 30 000 empelados del sector salud sin recibir sueldo desde hace un año. 416 000 embarazadas sin acceso a la salud. 80 % de los niños necesita ayuda.

De 15.000 colegios solo están abiertos 3000. Todos estos son cifras reales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las Naciones Unidas alerta que si no se hace nada, se provocará la hambruna más grande jamás antes vista en la historia reciente de la humanidad.

‘No será como la hambruna que vimos en Sudán del Sur a principios de año, cuando decenas de miles de personas se vieron afectadas. No será como la hambruna que costó la vida a 250 mil personas en Somalia en 2011. Será la hambruna más grande que el mundo ha visto en muchas décadas, con millones de víctimas’, alerta Mark Lowcock, el responsable de asuntos humanitarios de la ONU.

Y aquí viene lo infame, la ONU y muchos en el mundo alertan que esta muerte inminente se podría parar si Arabia Saudí decidiera abrir todas las vías para que pudieran pasar los alimentos y las medicinas. Arabia Saudí tiene bloqueado Yemen por mar, tierra y aire; bloqueados lo puertos marítimos, bloqueadas las rutas aéreas, y no se digan las carreteras. Ha abierto unos puertos, pero no los importantes.

La ONU vuelve exigir que se abran los del norte, por donde llega la ayuda. Arabia Saudí, hace unas horas, bombardeó el aeropuerto principal de Saná, capital de Yemen. ¿Qué preguntaría usted sobre esta catástrofe?

En ‘Detrás de la Razón’, se lo diremos y preguntaremos además. Recuerde que los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los gobiernos ni los medios de comunicación.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/nii/

martes, 14 de noviembre de 2017 21:51
Commentarios