• Detrás de la Razón - Israel y Trump secuestran la ONU

Algo muy raro pasó hace unos días. Por primera vez en la historia de la ONU, se declaró a Israel como régimen de apartheid que victimiza a los palestinos.

Y por increíble que parezca, a los 3 días desaparece el informe. El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, dice que no, que eso que dice el informe no está autorizado.

Déjeme empezar por aquí, porque por aquí quizá esté la clave. Richard Falk es uno de los más destacados intelectuales. Académico, laureado, y miembro de las más prestigiosas universidades del mundo: Harvard y Princeton; además de estudiar la Ciencia de la Economía en la Universidad de Pensilvania y Derecho en Yale.

Por si fuera poco, Falk nació de una familia judía, en Estados Unidos. Ha presidido organizaciones de Derechos Humanos y ha sido un gran colaborador con las Naciones Unidas. Bueno, este señor, fue el encargado de hacer el reporte sobre el régimen de Israel, a pesar de ser judío. Y de él autodefinirse como un judío estadounidense.

El reporte sobre lo que pasa entre el régimen de Israel y Palestina concluyó. El resultado que emitió Richard Falk fue que el régimen de Tel Aviv comete un crimen, que es un régimen de apartheid para someter a los palestinos. Calificó al régimen de Israel de racista. Denunció que Israel distingue y clasifica a los palestinos. Y acusa al régimen de Tel Aviv de perseguir una política para fragmentar a los palestinos y así reforzar su dominio sobre los territorios que ocupa.

Esto quedó asentado en el reporte que hizo para una de las oficinas de las Naciones Unidas: la Comisión Económico-Social de la ONU para Asia Occidental (ESCWA) que publicó el reporte con orgullo este 15 de marzo, denunciando la injusticia y la infamia israelí.

¿Qué pasó entonces? Pues uno, el régimen de Israel se enfurece. Y dos, EE.UU. también. El régimen de Tel Aviv acusa de nazismo, y EE.UU. argumenta que quien hizo el reporte es un ridículo, cuando es uno de sus más destacados intelectuales.

La presión fue tan fuerte, además en medio de amenazas de EE.UU. de retirar apoyo económico a la ONU, que la ONU terminó eliminando el reporte.

EE.UU. obviamente no quiere que se hable de su protegido, el régimen de Israel además quiere parar toda voz y toda investigación, no sólo de la injusticia contra los palestinos, pues curiosamente Richard Falk ha sido uno de los incansables denunciantes de que el atentado del 9/11 en Nueva York, estuvo relacionado con el mismísimo presidente de EE.UU., en aquel entonces George W. Bush, alegando complicidad.

Falk además se ha opuesto a las invasiones de EE.UU. como Libia. Es quizá por eso que el establishment lo ha tachado como loco y ridículo, lo que muestra que el presidente de EE.UU., Donald Trump, no es otra cosa que la continuación disfrazada del mismo río llamado Barack Obama.

El nuevo informe que apareció históricamente y desapareció históricamente, era muy importante en la política mundial: "La importancia de este informe no es sólo porque sea el primero de su tipo publicado por una de las agencias de la ONU, que clara y francamente, concluye que Israel es un estado racista y que ha establecido un régimen de apartheid que somete a los palestinos; sino que también da a luz, la esencia de la causa palestina y las condiciones para lograr la paz", explica Rima Jalaf, secretaria ejecutiva de la ESCWA, quien mandó a realizar el reporte y quien tuvo que renunciar como protesta a que el secretario general de la ONU le ordenara tirarlo a la basura.

Rima Jalaf aseguró ante la prensa mundial que fue la presión y enojo del régimen de Israel y EE.UU. que torcieron y callaron la verdad, y que la ONU no aguantó su presión, cediendo a lo corrupto y lanzando un mensaje claro a todo régimen, gobierno o estado criminal del mundo, que la ley universal se puede violar, pero tiene solución con dinero y presión al estilo israelí.

Opine usted también en nuestra página de YouTube y promueva el debate de ideas contrarias con el público de todo el mundo. Y recuerde: En Detrás de la Razón preguntamos. Apoyamos la idea de justicia en cada quién y cuestionamos todo.

Los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los Gobiernos ni los medios de comunicación.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres y Madrid, siete de la tarde; México a las 12 y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/ncl/rba

lunes, 20 de marzo de 2017 21:15
Commentarios