• Detrás de la Razón - Estados Unidos se rinde ante Siria, Rusia ve

Estados Unidos se rinde ante Siria. Es por lo menos lo que se lee y se acepta en la sede del Gobierno Federal en Washington

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer acepta que han abandonado ya la idea de querer la cabeza del presidente de Siria, Bashar al-Asad. No sólo él, sino también el secretario estadounidense de Estado, Rex Tillerson, y la embajadora de EE.UU. ante la Naciones Unidas, Nikki Haley. Todos ellos, es decir, el Gobierno de Donald Trump, han impresionado al mundo al decir que a quien querían derrocar, a quien decían que debía salir de Siria, ahora dicen que el futuro del presidente sirio, lo decide le pueblo sirio.

Esto debe ser recibido con una profunda exclamación porque parece que Estados Unidos hubiese tomado clases de ética. Las autoridades explican que ahora lo que quieren es centrarse en derrotar a los terroristas de EIIL (Daesh en árabe), y que el futuro político de Al-Asad, lo tendrán sus ciudadanos.

También explican que no les quedó más remedio que rendirse a esta idea porque primero ya no hay oportunidad de derrotarlo, y segundo, porque el presidente saliente estadounidense, Barack Obama, fue una especie de tonto que no supo apreciar ni aprovechar la oportunidad de sacar del poder a Al-Asad cuando lo tenía bien puesto en la mira del rifle de la desestabilización.

Aseguran que la Casa Blanca, la de Obama, tardó en aceptar el plan de David H. Petraeus, exdirector de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, en inglés), y Hillary Clinton, la exsecretaria de Estado, para entrenar y armar a la oposición moderada siria. Y mientras Obama no quería usar su poderío aéreo para proteger a sus seguidores, la oposición siria, Rusia comenzó a enviar a sus aviones a Siria en septiembre de 2015 para ayudar a Al-Asad.

‘We lost a lot of opportunity the last administration, with respect to Assad.’, dice Spicer en inglés, ante periodistas en la Casa Blanca, echándole la culpa a Obama, ‘perdimos un montón de oportunidades en la pasada Administración, respecto a Al-Asad". De esta forma, la política exterior de los Estados Unidos sobre Siria, hoy, ya no se enfocará más en hacer o en tratar de hacer que Bashar al-Asad deje el poder, dijo la propia embajadora estadounidense ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hace 3 días.

Estas decisiones son tan sorprendentes que en el Congreso están enojados algunos de los miembros del propio partido del presidente. El senador republicano John McCain furioso contra el equipo de Trump, comenzó a insultar incluso a Rusia e Irán: ‘Pasa por alto la trágica realidad de que el pueblo sirio no puede decidir el destino de Al-Asad o el futuro de su país cuando son asesinados por las bombas de Al-Asad, los aviones del presidente ruso, Vladimir Putin y los ‘terroristas’ de Irán. Estados Unidos debe reflejar estos hechos básicos’.

Así, sin evidencia ni pruebas, muchos en Estados Unidos siguen queriendo guerra, y guerra no solo contra el Gobierno sirio, pero lo curioso es que Trump no. Trump no quiere meterse con Al-Asad. Su postura incluso contrasta con la de las potencias de Europa, que insisten que el mandatario sirio debe irse.

Trump, dice que sólo quiere acabar con los terroristas. Lo que sea, es que con esto, la nueva Administración se está desligando por completo, 180 grados, de la política que dejó trazada no sólo Obama sino todo el establishment y toda una maquinaria de guerra que promueve no la paz para vender más armas.

Los lobbies del armamento deben estar furiosos. ¿Por qué hace esto hoy Trump? ¿Se rindió Estados Unidos? ¿Es estrategia? ¿Hubo ya una negociación tras bambalinas entre Rusia y Estados Unidos? ¿Fue la ineficacia de Obama o la astucia de Putin por la que Al-Asad hoy está en el poder?

Lo preguntaremos aquí esta noche en el programa. Y también cuestionaremos lo último: hace unas horas, como si todo lo que dije aquí no sirviera, la misma señora Haley, embajadora de EE.UU. ante la ONU, se contradijo y contradijo a todo el equipo Trump revelando en una entrevista que sí quieren llevar a Al-Asad ante la Justicia porque es un obstáculo para la paz ¿por fin? ¿Quién los entiende?

En ‘Detrás de la Razón’, preguntamos. Apoyamos la idea de justicia en cada quién y cuestionamos todo. Los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los gobiernos ni los medios de comunicación.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México a las 12 y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid.

mhn/ncl/hnb

lunes, 3 de abril de 2017 21:55
Commentarios