• Detrás de la Razón - El misil norcoreano que puede arrasar con EEUU

Luego de casi dos meses y medio de ‘relativa calma’ en la península coreana, la madrugada del miércoles 29 de diciembre, Corea del Norte probó un nuevo misil balístico intercontinental.

Las alarmas regionales e internacionales se encienden aún más por dos factores principales: el primero por el alcance que puede tener este tipo de misil. El Hwasong-15 tiene la capacidad para impactar el territorio de EE.UU. y logró una altura y un tiempo mayor de vuelo, por lo que se trata del misil norcoreano más potente lanzado hasta el momento, incluso, según el país asiático el cohete puede contener en su interior una ojiva capaz de reingresar a la atmósfera terrestre, alegato que no ha sido comprobado por expertos.

El segundo factor tiene que ver con la declaración del líder norcoreano, Kim Jong-un, quien aseguró que Corea del Norte ya es un ‘Estado nuclear’ de pleno derecho.

Washington dice tener listas las ‘opciones militares’ contra Pyongyang, por su parte la nación asiática justifica sus ensayos bajo la necesidad de la autodefensa ante la abierta y constante hostilidad de la Administración Trump.

Mientras Corea del Sur y Japón, aliados de EE.UU., y China junto con Rusia intervienen en el ámbito diplomático para buscar una solución a la crisis, en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), la embajadora estadounidense, Nikki Haley, advirtió que en caso de una guerra, Corea del Norte quedará ‘completamente destruida’.

En medio de este panorama, la pregunta que surge es sobre si alguno de los dos actores principales del conflicto dará un paso definitivo que termine de provocar un estallido de carácter internacional, o si por el contrario, el último accionar de Corea del Norte es meramente un método disuasivo para proyectar su fuerza y hacer que su ‘enemigo histórico’, Estados Unidos, nunca se atreva a atacarlo, manteniendo así una tregua que garantice la paz y su soberanía como país nuclear.

Lo más reciente sobre el caso, lo dio a conocer el jefe de la delegación legislativa rusa, quien tras su visita a Pyongyang para abordar la crisis, informó que los norcoreanos ‘están listos para sostener conversaciones y discutir iniciativas de paz rusas’, sin embargo, están ‘moralmente preparados’ para un conflicto militar en medio de las crecientes amenazas estadounidenses. Con respecto al desarme, no es un punto al que estén dispuestos a discutir, ni menos a aceptar.

Lo cierto es que una especie de guerra fría se ha mantenido desde hace más de setenta años entre EE.UU. y Corea del Norte. Con la constante intervención norteamericana, el país asiático ha sufrido invasiones, divisiones y guerras.

Las relaciones entre ambos han tenido altas y bajas con los cambios de distintas administraciones y líderes. A la fecha, pareciera que Estados Unidos vuelve, a las viejas políticas de intimidación y amenazas bélicas. ¿Logrará la diplomacia calmar las aguas?

En ‘Detrás de la Razón’ los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los gobiernos ni los medios de comunicación.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por: Danny Pérez Díaz

mhn/ncl/mkh

sábado, 2 de diciembre de 2017 21:31
Commentarios