• Detrás de la Razón - Células terroristas del Cólera devoran a la gente: 1000 muertos

Si hace un año denunciamos que Yemen era un infierno, hoy las cosas no pueden estar más trágicas.

Aparte de las bombas de Arabia Saudí cayendo, de los bombardeos indiscriminados, de la infraestructura del país partida por la mitad, destruida, derruida, de la destrucción de hospitales y escuelas, de grupos terroristas que se aprovechan de todo esto y, sobre todo, de la mortandad que se eleva a más de 10 mil personas asesinadas por las bombas aéreas saudíes y los miles de muertos más que provocan.

Aparte de todo esto, hay otras células terroristas que se están devorando al pueblo de Yemen: el cólera, una bacteria maldita que se reproduce increíblemente y que está amenazando las vidas que quedan en Yemen.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanza una alerta que da escalofríos, todo el país está en riesgo del cólera. La epidemia se extiende en 20 de las 22 provincias yemeníes.

El cólera es una enfermedad infecto-contagiosa intestinal súper aguda que produce, diarreas y dolores abdominales, calambres, pérdida de memoria, frialdad, hipotensión y la peor parte es la deshidratación mortal.

Las bacterias actúan agresivamente al estilo del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) y con una reproducción muy rápida. La incubación va desde unas horas hasta unos días. Si no es atendida, la víctima cae en estado de deshidratación profundo, la sangre se hace viscosa y después viene la muerte.

La OMS en su reporte informa de un total ya de 100.000 casos registrados, y esta cifra va creciendo. Alrededor de 1000 muertos por el cólera, que significa ya el 10 % del otro tipo de muertes, los aplastados por bombas y que no se suman a esa lista, solo lo menciono para ver de qué tamaño es el problema.

La organización humanitaria internacional Oxfam asegura que hay un muerto por hora aproximadamente, desde abril de este año. Los niños, como siempre, son los más afectados, el 46 por ciento de los casos de cólera son pequeños de menos de 15 años de edad.

Lo más infame del caso es que el cólera se puede detener pero no se puede porque no hay medicinas y no hay medicinas porque Arabia Saudí, a propósito, ha bloqueado el país. Las vías terrestres, marítimas y aéreas están bloqueadas y cerradas por el Ejército de Arabia Saudí para asfixiar Yemen, mientras las células terroristas del cólera se devoran la vida de los ciudadanos.

Lo infame de lo infame es la declaración del príncipe heredero sustituto de Arabia Saudí, que dirige prácticamente todo esto porque también tiene el cargo de ministro de Defensa, Mohamad bin Salman Al Saud, que acaba con las esperanzas de los yemeníes al informar que seguirá destrozando el país, lea usted: "El tiempo está a nuestro favor y tenemos paciencia. Tenemos suministros. Tenemos la logística necesaria. Tenemos alta moral. El enemigo no tiene el suministro. No tiene dinero y no puede aguantar mucho. El tiempo está a nuestro favor así que lo usaremos a nuestro beneficio."

Esta quizá sea la peor epidemia, la deshidratación de poder, la sed de poder que destroza vidas, niños, ancianos y mujeres por querer apropiarse de un país, controlarlo y controlar su tráfico del oro negro, el petróleo.

¿O cómo le llamaría usted a un sujeto que dice que tiene la moral alta al ver lo que está provocando en todo un país, como bombas y cólera devorándose su población?

En Detrás de la Razón, preguntamos, apoyamos la idea de justicia en cada quien y cuestionamos todo. Los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los Gobiernos ni los medios de comunicación.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/ncl/hnb

domingo, 18 de junio de 2017 20:24
Commentarios