• Cercado

El pueblo palestino de Al Áqaba se encuentra en el extremo norte del valle del Jordán en Cisjordania.

En los últimos 30 años los habitantes de este pueblo se han reducido de más de 2000 a 300. Los residentes han sido intimidados y expulsados de sus hogares por el régimen israelí.

Prácticamente todas las casas tienen orden de demolición emitida por la administración civil israelí. Es obvio que el objetivo de ese régimen de ocupación es forzar a los residentes de Al Áqaba a abandonar sus tierras.

Haj Sami Sadeq, el alcalde de la comunidad que está confinado a una silla de ruedas como resultado del fuego de francotiradores de la FDI a los 14 años, aboga dinámicamente por los derechos humanos y por la dignidad de su comunidad.

xsh/ctl/rba

lunes, 17 de abril de 2017 12:12
Commentarios