• Cámara al Hombro - Honduras, comunidades continúan en su defensa contra el capital y Estado

En Honduras, las comunidades originarias y del interior del país sufren una persecución por parte del Estado y el capital privado, que quiere arrebatarles sus bienes comunes.

La explotación que ejerce el capitalismo, con apoyo del gobierno, criminaliza a las personas que pretenden defender sus derechos y los de sus familias. Ese es el caso de los pobladores de un pequeño municipio llamado Villa de San Francisco quienes están en pie de lucha aun con amenazas en su contra.

Este es el ingreso al municipio Villa de San Francisco, ubicado al norte de Tegucigalpa (capital hondureña). Con una imagen de tranquilidad y paz, nadie puede imaginar los abusos que allí se cometen. Este vídeo grabado por una de las victimas muestra el violento desalojo que sufrieron los habitantes al oponerse a un proyecto de energía que causaría severos daños a su salud.

Esta población se opone a una poderosa empresa llamada Azucarera tres valles, que quiere instalar líneas de transmisión con 69 mil voltios por encima de los techos de sus viviendas. Estos son los pilares de esas líneas de transmisión, esta empresa ya logro colocar varios por medio de la fuerza.

Los habitantes que se oponen a este proyecto realizan reuniones de manera periódicas para analizar cuáles serán sus acciones, al momento que el equipo de prensa de HispanTV, la cadena iraní en lengua española, se encontraba en la zona, una patrulla de la policía hondureña detectó la presencia de las cámaras, razón que les bastó para vigilar por varios segundos nuestra actividad y la de los pobladores.

Las comunidades hondureñas están bajo un proceso de despojo de sus tierras, casos como este se repiten en otras zonas del país, con la construcción de represas, proyectos eléctricos y mineros. Organismos de derechos humanos acompañan a estas personas para brindarles seguridad ante las amenazas.

El 25 % de la población sería afectada por los efectos de las líneas de transmisión. Estos pobladores no se oponen a la ejecución del proyecto, solo piden se desvíe 1,8 kilómetros de la ruta que pretende la Azucarera para que no afecte su salud.

Estas son las propiedades de la empresa Azucarera, que necesita el proyecto de energía, únicamente para su beneficio privado. De este enfrentamiento resultaron detenidas 7 personas, incluido un menor de edad; quienes fueron liberadas horas después.

Otro de los efectos del proyecto es la prohibición de construir un segundo piso en sus viviendas porque entorpecería y tocaría las líneas de transmisión de energía.

Esto es solo un ejemplo del despojo de tierras que sufren las comunidades del interior del país de esta nación centroamericana, algunas de las enfermedades que traería este proyecto serían tumores y la leucemia.

Dassaev Aguilar, Villa de San Francisco, Honduras.

mhn/ncl/mkh

viernes, 13 de octubre de 2017 5:39
Commentarios