• 10 Minutos: Silencio frente a un genocidio

Considerada la minoría más perseguida del mundo, la tragedia de más de un millón de musulmanes rohingyas que viven en Myanmar es ignorada desde hace décadas.

En los últimos meses de 2016 se registró una devastación de esta minoría aislada, cuya magnitud real no se ha dado a conocer.

El volátil estado birmano de Rajine, hogar de casi todos los musulmanes rohingyas que no tienen un país, ha sido escenario de una nueva ola de violencia contra el grupo minoritario.

La última ronda de ataques estalló el pasado octubre, poco después de la muerte de 9 guardias fronterizos en un ataque de hombres armados no identificados.

El incidente mortal provocó una dura represión contra los musulmanes rohingyas, quienes durante décadas han sido objeto de discriminación sistemática y persecución.

kmd/mla/rba

viernes, 17 de marzo de 2017 12:00
Commentarios