• Detrás de la Razón: Rota la luna de miel EEUU - Francia, Australia en el medio y China en la mira
lunes, 20 de septiembre de 2021 20:17

¿Para qué un país como Australia quisiera tener submarinos de propulsión nuclear, frente a los convencionales que ya poseía? ¿Qué motivos hay detrás como para romper un tratado mil millonario con Francia en el suministro de submarinos?

Son tan sólo algunas interrogantes que surgen tras observar el impasse diplomático generado entre Francia y EE.UU., y la furia de la nación gala con Canberra ante su falta al compromiso, aun cuando las autoridades australianas desmienten la posición francesa.

En París le llaman “los submarinos de la traición”. Pero vale la pena remontarse un poco al pasado. La investigación sobre la propulsión nuclear de embarcaciones marinas comenzó en la década de 1940 con los inicios de la llamada “era nuclear”. Desde entonces, solo seis países son dueños y operan submarinos nucleares: China, Francia, La India, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos.

Y aunque como tal, un submarino de propulsión nuclear no es un arma nuclear, e incluso en la superficie, se parecen a cualquier otro submarino, la diferencia clave radica en la energía que usa para moverse. Por lógica, al ser nuclear, es mucho más poderoso y eficiente.

En estos intercambios verbales entre los países implicados tras lo sucedido, aparecen EE.UU. y Reino Unido. Si bien Australia alega “profundas y graves” dudas sobre los submarinos que le iba a comprar a la empresa estatal gala Naval Group, justificando su decisión como algo de “seguridad nacional”, Francia no lo ve sino como un “incumplimiento” y hasta un acto de brutalidad, cuando tardaron hasta 2 años de negociaciones para dicho contrato.

Sin embargo, el señalamiento apunta a Washington. Justo acaba de firmar junto a Reino Unido y Australia una alianza trilateral de seguridad en el Indo-Pacífico, y aunque no mencionaron como tal a China en su acuerdo denominado AUKUS, no es casualidad para los expertos en geopolítica, que ahora le van a ser suministrar a Canberra estos submarinos de propulsión nuclear, para ser usados en esas aguas en donde consideran que Pekín tiene un creciente poder e influencia. Además es uno de los 6 países en el mundo que tienen el mismo tipo de submarinos que ahora tendrá Australia.

Mientras EE.UU. queda como al que poco le importa respetar los acuerdos de sus aliados, en base a sus intereses, Francia pasa su molestia, y China también reacciona viendo ese acuerdo trilateral como un daño a la paz y estabilidad regional.

Hasta la Unión Europea ha sentido el accionar de la Casa Blanca como un balde de agua fría. Aunque el jefe del bloque europeo lo niegue, será que... ¿las relaciones dentro de la OTAN se están deteriorando?

En esta edición de Detrás de la Razón por HispanTV, revisamos los detrás de estas decisiones en el tablero de ajedrez internacional y las implicaciones que tendrán de aquí en más. Acompáñenos.

Por Danny Pérez Díaz

IG: @Dannyperezdiaztv

mrz/hnb

Comentarios