• Detrás de la Razón - Un mes con Trump, Estados Unidos va bien o mal

¿Donald Trump, va mal o va bien? Es la pregunta presidencial y la del millón. Para preguntar, vayamos analizando las principales cosas que ha hecho.

Nada, más que prender fuego a la política y al Gobierno de los Estados Unidos: en tan solo un mes, acabó con la secretaria de Justicia, Sally Yates, le dio el tiro de gracia al asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, ofendió a los servicios de inteligencia, humilló a 120 millones de mexicanos con su decisión del muro fronterizo, generó guerra con las grandes de la tecnología Google, Apple y Facebook, fue grosero y puso ríspida la relación con toda la Unión Europea (UE), ofendió a los mandatarios de China, México y Australia, despreció a miles de musulmanes prohibiéndoles la entrada al país, y sobajó e insultó a los medios de comunicación, además de burlarse de las manifestaciones en la calle, solo 30 días le bastaron.

Con esto ya hay mucho de dónde cuestionar y analizar, pero para seguir con este histórico presidente, único en el planeta, la crítica más aguda ha sido que es un verdadero mentiroso, tal como publica el rotativo estadounidense The Washington Post, que implementó un equipo especial para monitorearlo las 24 horas y analizar cada palabra que dice para saber si quiere engañar a su pueblo y al mundo, o quiere decirles la verdad. Y encontraron que el señor Trump, miente a una velocidad de 4 por día.

133 mentiras en total en lo que va de su mandato, que no es más que un mes. Qué gran paradoja, acusó tanto a los medios de ser mentirosos que él cayó en lo peor, reporta el rotativo. Las mentiras favoritas del presidente de EE.UU., Donald Trump son sobre la migración, el empleo y su vida personal. Cosas tan increíbles como aseverar que la tase del crimen en su país es la más alta en 45 años, cuando es lo contrario, es la más baja que se ha experimentado.

O como que el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) se ha extendido como cáncer en Irak y Siria, cuando ha sido al revés, debido a que Rusia ha ayudado a contenerlo. O como decir que él ganó con la mayor victoria electoral desde Ronald Reagan, expresidente a principios de los años 1980, cuando George H.W. Bush, Bill Clinton y Barack Obama superaron a Trump.

O como inventarse un atentado terrorista en Suecia, cuando es plena mentira. Y lo peor es que cuando lo refutan o ve la evidencia, dice que eso es lo que dice la gente o lo que le dijeron, o que lo vio en televisión. Pregunta: ¿el presidente de un país puede contestar que sus datos están basados en rumores populares o en lo que dice la televisión? o más bien, ¿Donald Trump miente compulsiva y deliberadamente, o lo hace para provocar a la gente, o es un simple ignorante?

Dice que el autismo ha crecido sin presentar un estudio científico serio. Y si de excesos en las mentiras hablamos, también tiene exceso en el despilfarro en su vida personal. Gastos millonarios diariamente. 3 millones de dólares le cuesta al pueblo estadounidense, cada viaje de fin de semana de Trump, a su lujosa residencia de Florida.

La esposa de Trump, Melania Trump no quiere vivir en la Casa Blanca, por ello necesita seguridad en su apartamento de Nueva York, el servicio secreto y un despliegue enorme la cuidan. Su seguridad para medio año en Nueva York será de 70 millones de dólares. En tan solo un mes, los viajes de los Trump han costado lo mismo que los de Obama en un año entero.

Lo paradójico es que Trump se cansó de criticar a Obama por sus grandiosos viajes costosos de vacaciones, cuando hoy el magnate hace peores gastos. Hay susto y nerviosismo en Estados Unidos, ‘Nuestro gobierno vive en un increíble desorden y espero que no sigan así porque somos una nación en guerra’, señala el general Raymond Anthony Thomas, nada más que el jefe del comando de Operaciones Especiales (SOCOM, en su acrónimo inglés) del Ejército estadounidense.

En cuanto a la lealtad y la fidelidad, no fue bien visto que una de sus personas de más confianza, quien tiene acceso a los secretos de la nación haya ocultado la verdad del diálogo con Rusia, Michael Flynn, asesor despedido a quien ya mencioné más arriba. Por eso la pregunta: Trump hoy a un mes, es el gran perdedor, o es que ha impuesto un nuevo orden.

Lo pregunto, porque entró muy valiente tratando de humillar al presidente de China, Xi Jinping, pero se echó para atrás y dejó de dialogar con Taiwán; entró muy valiente tratando de humillar a México, pero parece que retrocedió un poco. Entró apoyando incondicionalmente la construcción de los asentamientos ilegales de Israel, pero retrocedió recientemente al redactar una llamada de atención contra esos asentamientos. Entró muy valiente tratando de incendiar el acuerdo nuclear con Irán, pero parece que ya se desinfló.

Entonces, el que prometía que iba a cambiar el mundo es un cobarde, peleonero acostumbrado a maltratar a la gente por su dinero o un gran estratega inteligente que sabrá como ordenar y controlar al mundo? Lo que sea, pero mientras, según Public Policy Polling, su desaprobación, ha crecido del 44% al 53% y según la encuestadora Gallup es el peor presidente de la historia en aprobación a un mes de tomar las riendas del país: John F. Kennedy, expresidente estadounidense, tuvo el 72%, Barcak Obama 64%, George W. Bush 62%, Bill Clinton 51%, y Donald Trump con un flamante 40%.

¿Quién o qué podrá salvar a Trump? quizá la economía. ¿Será que el pueblo estadounidense con que tenga dinero en el bolsillo no le importa si su presidente es tramposo o hacedor de guerras en el mundo?

En ‘Detrás de la Razón’, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres y Madrid, siete de la tarde, México a las 12 y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

mhn/ktg/nal

sábado, 25 de febrero de 2017 21:19
Commentarios