• Detrás de la Razón - Tierra Santa, entre el terrorismo de Israel y Estados Unidos

Mover la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Al-Quds (Jerusalén), es una declaración de guerra.

Y esto encendería la mecha en todo Oriente Medio y en el mundo también porque los musulmanes que apoyan la causa palestina son muchos.

El presidente de los jueces palestinos, Mahmud Habash, explica que la intención del presidente de EE.UU., Donald Trump, de querer reubicar la representación diplomática en Jerusalén es "abrir la puerta a muchas posibilidades que nadie espera ni quiere”.

El punto es que los palestinos consideran Jerusalén, la capital inamovible de Palestina, y el hecho de poner ahí una embajada de EE.UU. para relaciones con israelíes, sería reconocer que esa sería la capital del régimen de Israel, lo que contradice incluso, todos los tratados que le pusieron fronteras a los territorios que los israelíes ocuparon desde el final de la Segunda Guerra Mundial, lo que contradice también todos los esfuerzos de paz en todas estas décadas de trágica lucha, y lo que contradice además el espíritu de la tierra palestina invadida y despojada por el sionismo.

Por ello, la ocurrencia de Donald Trump provocaría una explosión de indignación y protesta en todo el mundo, ya que a la causa palestina, están adheridos no solo los países musulmanes, sino la comunidad de intelectuales del mundo, la ciencia, periodistas, estudiantes y millones de ciudadanos de todo el planeta que ven con indignación y rabia como el régimen de Israel ha masacrado al pueblo palestino, no sólo por ocupar sus territorios, sino por aplastarlos y asesinarlos con bombas, secuestrarlos en Gaza y reprimirlos en Cisjordania.

La alerta por lo que el presidente de EE.UU. quiere hacer sigue creciendo, de tal suerte que desde El Líbano le advierten a Donald Trump que no lo haga, porque si lo hace, la primera reacción sería darle la espalda a Washington cerrando todas las representaciones árabes y musulmanas simpatizantes con los palestinos.

“Nadie en Israel busca una solución pacífica, nadie apoya la solución de dos países, las medidas diarias de Israel son testigo de ello. Solo juegan con las palabras. El traslado de la embajada de EE.UU. a Jerusalén es una nueva medida para destruir el proceso de paz. Los invito a que enfrentemos este plan sionista porque si se cumple, nuestras embajadas en Washington deben cerrar”, advierte Nabih Berri, el presidente del Parlamento libanés.

Pero Washington de la mano con el primer ministro del régimen israelí, Benyamin Netanyahu, sigue avanzando en su plan.

Por lo pronto ya el Gobierno de Trump nombró al nuevo embajador estadounidense para los territorios ocupados por Israel. Se llama David Friedman, y es un férreo defensor de los asentamientos ilegales que construyen los israelíes sobre las casas y terrenos palestinos. Es un abogado judío estadounidense con ideas radicales y extremistas contra los palestinos y a favor, por supuesto, de los judíos.

“Friedman ha dudado de la necesidad de la creación de dos estados bajo la cual israelíes y palestinos puedan vivir juntos y en paz (...) ha respaldado la continuación del asentamiento (de Israel) en el territorio ocupado en Cisjordania, que Israel arrebató a Jordania durante la guerra de 1967. Friedman ha llegado al punto de apoyar la anexión de tierras en las que los palestinos esperan construir un estado por su cuenta”, publica el periódico estadounidense The New York Times.

Así con este judío que llamó al expresidente de EE.UU. Barack Obama antisemita, y que él mismo es sionista, comenzará sin duda una nueva etapa.

¿Qué vendrá para Oriente Medio en los próximos meses? ¿Es bluff para asustar o sí cambiará EE.UU. su embajada a Jerusalén? ¿Qué sería lo primero que pasará si esto pasa?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres y Madrid, siete de la tarde; México a las 12 y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/nii/

martes, 28 de febrero de 2017 21:44
Commentarios