• Detrás de la Razón - ¿La nueva guerra sería en el Golfo Pérsico? Arabia, Catar, Rusia y EEUU

El Golfo Pérsico está muy caliente. Catar ha amenazado a Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin, de hundir cualquiera de sus barcos que pasen por sus aguas.

Envalentonado, no le importó ser mucho menor en poder militar, frente al gigante saudí y sus amigos o examigos. Y desafía aún más, desoyendo las advertencias lanzadas desde Arabia Saudí, el Gobierno catarí ‎defiende las buenas relaciones con Irán.‎

"En cuanto a nuestras relaciones con Irán, todos quieren unas relaciones positivas con Irán, que es nuestro vecino”, afirma el ministro catarí de Asuntos Exteriores, Mohamed bin Abdulrahman al-Thani, en una entrevista a RT.

Aun más para ponerle más fuego al gran caldero, Catar fue a Moscú. Se acerca más a Rusia. El mismo ministro de Exteriores catarí se reunió con su par ruso, Serguei Lavrov. ¿A qué fue? preguntaremos. Pero Rusia contestó cauteloso:

"Solo a través de un diálogo directo se pueden entender mejor las preocupaciones de cada uno, buscar vías para abordarlas, garantizar la transparencia en todos los asuntos", respondió Lavrov a la agencia rusa de noticias Sputnik.

Desde el Instituto para Estudios del Golfo, el experto Ali Ahmad, asegura que Arabia Saudí se está preparando para atacar e invadir Catar y esto además con la ayuda de Donald Trump, quien recientemente bajó a Riad (capital saudí) para venderle las millonarias armas que doblan el presupuesto militar de toda Rusia.

“Solo fíjense en la frecuencia de los bombardeos sobre Yemen (…) el momento clave será cuando se reduzca el número de ataques aéreos saudíes sobre las posiciones de los yemeníes. Esto significará que Riad comienza a concentrar sus fuerzas en la frontera para llevar a cabo un ataque sorpresa contra Catar”, indicó Ali Ahmad.

Las cosas cuadran perfecto más con el Twitter de Trump que lanza recientemente, diciendo que él aprobó que se detuviera a Catar: "Durante mi viaje a Oriente Medio, yo declaré que ya no puede haber más financiamiento a la ideología radical. Los líderes apuntaron a Catar".

Mira!, si las cosas no estuvieran tan calientes, no escucharíamos los vientos de guerra que alertan a Alemania, hace escasas horas, el ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, alerta de que la crisis diplomática entre Catar y los países árabes podría llevar a una guerra en la región.

“Hay peligro de que este conflicto pueda conducir a la guerra”, señala el jefe de la Diplomacia germana al recoger de viva voz y conversaciones personales con los cancilleres de Arabia Saudí, Catar, Turquía, Kuwait, e Irán.

¿Qué hay detrás de todo este embrollo bélico y de orgullo en el Golfo Pérsico? ¿Será el reciente yacimiento de gas metano encontrado en las aguas de Catar compartidas con Irán? Lo que fuere, algo no cuadra.

Estados Unidos apoya a Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Baréin (donde reside la flota estadounidense más poderosa del mundo, la quinta flota naval) por haber expulsado a Catar (donde reside la base aérea de EE.UU. más poderoso desplegada en el planeta).

O sea de un lado tiene los barcos más mortíferos y del otro, los aviones más peligrosos. ¿A qué juega EE.UU.? En Detrás de la Razón, preguntamos. Apoyamos la idea de justicia en cada quién y cuestionamos todo.

Los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los gobiernos ni los medios de comunicación. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/ncl/hnb

domingo, 11 de junio de 2017 21:42
Commentarios