• Detrás de la Razón - Guerra en Siria: ¿quién ganó y quién perdió entre Estados Unidos y Rusia?

Estamos viendo cosas increíbles en Siria. Ya se dijo que los terroristas de EIIL (Daesh, en árabe) dentro de un mes serán eliminados.

Ahora también se anuncia que la oposición, los grupos opositores que tanto lucharon desde el 2011 por derrocar al presidente de Siria, Bashar al-Asad, están derrotados, que ni siquiera se les ocurra pensar que han ganado la guerra, afirma la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de su enviado especial para Siria y mediador de los diálogos de paz, Staffan de Mistura.

‘El problema es (…) si la oposición puede unirse y ser lo bastante realista para darse cuenta de que no ganó la guerra’, afirma el diplomático. Esta aseveración de ser cierta, implica demasiadas cosas y le da un giro enorme a la historia que se contará dentro de unas décadas.

Porque lo que en realidad está diciendo es que Estados Unidos, Barack Obama, Hillary Clinton, la Unión Europea (UE), Arabia Saudí, Catar, Turquía, incluido el Washington actual, es decir todos aquellos que apoyaron a la oposición y a la idea de ver derrocado al Gobierno de Bashar al-Asad, han perdido, han fracasado.

Si es así, qué significa esto? ¿Que no hay inteligencia en la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) ni el Departamento de Defensa de Estados Unidos (el Pentágono), que sus millones y millones de dólares, y sus toneladas de armas de Occidente y las monarquías árabes, incluido el Gobierno turco, se fueron a la basura? ¿Qué cálculo les salió perfectamente mal?

Por eso es que es sorprendente la declaración de la ONU, y más allá de la declaración, los hechos que refleja. Porque, al ver la evidencia, pues la declaración de de Mistura toma mucha fuerza. Terroristas derrotados y oposición diluida. La pregunta es ¿por qué estamos viendo esto? ¿Es porque los opositores dejaron de recibir los millones de dólares y toneladas de armas de apoyo?

¿Es porque los intereses geoestratégicos de todas las partes y potencias se han acercado para coincidir que ha pasado el tiempo de guerra y es mejor la paz, que la sangre para conservar el negocio del petróleo? ¿O es porque los grandes capitales de Occidente no calcularon bien la intervención de Rusia en el conflicto, ni la estrategia que tenía el Gobierno sirio y sus aliados, para resistir y contrarrestar la desestabilización inyectada desde el exterior?

Y la pérdida de interés en apoyar a la oposición se hace más evidente cuando hace dos semanas, la agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP), reveló que EE.UU. y Arabia Saudí, le han pedido a la oposición siria que ya se deje de cuentos, que se olvide de derrocar al presidente sirio, Bashar al-Asad, y que por el contrario lo acepte, abandone su hostilidad y se siente a platicar con Al-Asad.

Imagínese usted este giro: ‘Mientras Damasco revierte las pérdidas militares en gran parte estratégicamente importante en el oeste del país y los Estados extranjeros recortan el apoyo a las fuerzas rebeldes, los diplomáticos desde Washington hasta Riad están pidiendo a los representantes de la oposición siria llegar a un acuerdo con el presidente Bashar al-Asad sobre su supervivencia política’, publica AP.

Por su parte uno de los líderes de la oposición siria, Riad Hiyab (coordinador del denominado Alto Comité de Negociaciones (HNC, en inglés), muestra su resistencia a perder -quizá acostumbrado por el apoyo de años de Arabia Saudí-, y afirma que la ONU, Staffan de Mistura -que expuse más arriba-, está equivocado, que la oposición no ha perdido, que quien fracasó es la propia ONU en el lograr un acuerdo de paz a través de su mediación en los diálogos, y que por tanto, la revolución continuará.

Hagamos entonces las preguntas. En ‘Detrás de la Razón’: los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los gobiernos ni los medios de comunicación.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/ncl/rba

sábado, 9 de septiembre de 2017 20:31
Commentarios