• Detrás de la Razón - Atentado terrorista en Barcelona: la CIA se lo había advertido

Los ojos del mundo están en Barcelona. La indignación le da la vuelta al mundo al ver los cuerpos regados en el paseo de Las Ramblas.

Barcelona, donde la gente se da cita por millones al año para disfrutar de un helado, caminar y conversar. ¿Pero qué hay detrás de estas crueles y reflexivas imágenes donde inocentes, este jueves se levantaron de la cama sin saber que en unas horas cambiaría su vida por completo, o desaparecería?

La sombra del terror sigue extendiéndose en Europa, la amenaza deja de serlo para convertirse en obituario real. La sangre en las calles de Niza, París, el Reino Unido, y ahora España, tiñen el paisaje de la tranquilidad, para irlo convirtiendo poco a poco en la bandera negra del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

El problema más grave en el atentado de Barcelona y Cambrils, quizá no sea atrapar al culpable, sino comprender la situación que vive la sociedad occidental, los países europeos e incluso el individuo europeo al ver la ola de inestabilidad que se está apoderando de ellos.

No creo en la victimización, ni creo que sea buena para explicar ningún caso, pues aunque fuera real no resuelve el asunto a futuro, lo más adecuado sería la prevención.

Por eso pregunto: ¿en Europa, los desahucios y despidos laborales; la mala situación económica; el estrés del capitalismo por tratar de alcanzar el éxito económico; la ola de migración por la guerra y violencia desde Oriente Medio; la participación en los bombardeos contra Siria, Irak, Libia, Afganistán; la cada vez menor calidad educativa en el joven europeo; el llamado de los terroristas que en nombre del Islam quieren recuperar Al-Ándalus tal como se le decía a España en la época del Califato Omeya que provocó la invasión árabe en el año 711; el profundo abismo cada vez más grande en la tolerancia entre los supremacistas-racistas-xenófobos y los migrantes musulmanes-latinos; la proliferación del extremismo y terrorismo en nombre del Islam, la falta de oportunidades laborales; cómo influyen, determinan o condicionan en lo que hoy vemos, los cuerpos regados de europeos y turistas en zonas de relativo lujo veraniego, o de transeúntes de primer mundo, donde las preocupaciones de la pobreza y cañones de la guerra habían estado muy lejos?

El rompecabezas del terrorismo es muy grande y complejo. Si bien es necesario contemplar todos estos elementos, para comenzar, concedamos la reducción más urgente y clara: el terrorismo está creciendo. Y para ello, permítase empezar a analizar con el siguiente título: El movimiento terrorista global ante el declive del califato en Oriente Medio. Ya lo habíamos planteado aquí, en Detrás de la Razón, a principios de año cuando veíamos perfilar la victoria sobre el terrorismo en Alepo (Siria) o Mosul (Irak).

¿Qué pasará ahora con el terrorismo, se rendirá? -pregunté en ese entonces. Y en el análisis encontramos, que no sería así de fácil, que el terrorismo comenzaría a mutar en apariciones puntuales, con atentados en solitario o en pequeñas células para seguir atemorizando al mundo, en vez de apoderarse masivamente de ciudades para agrandar su califato, tal como comenzaron en 2014, incluso masacrando a los Ejércitos de los Gobiernos iraquíes y sirios. Así el califato podría ser ahora más virtual, psicológico, ideológico, intangible, que físico, entre el Levante, Irak y Siria.

Y tendría un resultado más mortal porque, no sólo en Oriente Medio, sino en el mundo entero, hay millones de jóvenes incautos, victimizados por la falta de oportunidades, quienes ven en la ideología radical, extremismo y terrorismo, el bálsamo perfecto para curar y expresar su individualidad, su autoestima y su poder de decisión. Resultado, jovencitos de promedio 23 años, queriendo eliminar a la especie humana, ya incluso sin importar si tienen raíces musulmanas, árabes, semitas, de Oriente Medio o de África.

El asunto es participar como agentes del caos, ante la sonrisa gigante del grupo terrorista Daesh, ya que en muchos casos ni siquiera fueron integrantes directos de este grupo los que perpetraron los atentados, o ni siquiera queda claro exactamente si fueron o no integrantes del grupo original del Daesh.

Y con esto cierro, no olvidar que la reivindicación que hizo Daesh ahora con lo de Barcelona fue que el atentado se perpetró "por soldados del califato" señalando a fieles de su ideología, pero jamás como pertenecientes al grupo o el grupo mismo como autor y planeación. Lo que da escalofrío, porque sin invertir tantos recursos, Daesh podría estar triunfando en una especie de contagio de ideología terrorista.

Preguntemos en Detrás de la Razón: los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los Gobiernos ni los medios de comunicación.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/ncl/rba

sábado, 19 de agosto de 2017 21:55
Commentarios