• Varios yemeníes caminan entre los escombros de unos edificios destruidos en la capital del país, Saná, a raíz de los ataques aéreos de la llamada coalición árabe contra Yemen. 6 de septiembre de 2015.
Publicada: jueves, 10 de septiembre de 2015 0:31

El Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) condena los atroces crímenes cometidos por Arabia Saudí y EE.UU., contra el pueblo de Yemen.

A través de un comunicado emitido el miércoles por la cadena libanesa de noticias Al-Manar, Hezbolá pone de manifiesto que desde el inicio de la agresión, el indefenso pueblo yemení "es blanco de ataques mortales implacables, concretamente de Riad" que recibe apoyo de su hermano mayor, Washington.

Los autores de los ataques crueles contra civiles en Yemen necesitan saber que finalmente un día van a pagar el precio de ser responsables de crímenes de guerra", reza el texto de un comunicado emitido por el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

"Los autores de los ataques crueles contra civiles en Yemen necesitan saber que finalmente un día van a pagar el precio de ser responsables de crímenes de guerra", se lee en el comunicado.

Según la nota, en los últimos dos días se ha registrado "una grave escalada de ataques contra el pueblo y la historia de Yemen, sobre todo después un ataque de represalia del Ejército" yemení en la provincia central de Marib, donde unos 300 soldados saudíes, emiratíes y bareiníes, perdieron la vida.

Además, el texto repudia la postura tomada por las organizaciones humanitarias y las instituciones internacionales que solo hacen la vista gorda ante los crímenes en curso en Yemen.

De acuerdo con Hezbolá, es injustificable el silencio de estas organizaciones ante la matanza de ciudadanos yemeníes y la destrucción de los vestigios de su civilización y del futuro de este país mediante cohetes "pecaminosos" dirigidos hacia sus instalaciones.

Fuerzas saudíes desplegadas en la frontera con Yemen.

 

En continuidad con los incesantes ataques saudíes contra el pueblo yemení, este miércoles, al menos 19 personas han perdido la vida en un barrio residencial en la provincia de Taiz, en el suroeste de Yemen. 

Aun así y pese a casi cinco meses de bombardeos, Arabia Saudí no han logrado detener a las fuerzas del Ejército yemení y los combatientes del movimiento popular Ansarolá; por lo que el régimen saudí ha optado por destruir la infraestructura de Yemen, una de las naciones más pobres del mundo árabe.

A finales de julio, el Centro Legal para el Desarrollo Humano informó que los ataques de Arabia Saudí y sus aliados contra Yemen han dejado hasta la fecha 4025 muertos, entre ellos 938 niños, y 8950 heridos.

De acuerdo con la cadena catarí Al-Jazeera, el régimen saudí y sus aliados regionales, entre ellos, Catar y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) tienen ya más de “10.000” efectivos en Yemen.

En tanto, el pasado lunes, Ansarolá prometió duros golpes contra los soldados extranjeros desplegados en Yemen en el marco de la agresión liderada por Arabia Saudí, e irónicamente dijo que los militares agresores "jamás serán recibidos con ramos de flores".

mpv/ncl/hnb