• Integrantes del movimiento popular yemení Ansarolá en Saná, la capital, 19 de abril de 2019. (Foto: Reuters)
Publicada: sábado, 16 de octubre de 2021 11:15

El movimiento popular yemení Ansarolá declara que continuará sus operaciones hasta la retirada total de las fuerzas saudíes y los mercenarios takfiríes.

“Marib es una provincia de Yemen. Nuestras operaciones militares, si Dios quiere, continuarán hasta que el último soldado extranjero que ha ocupado nuestro suelo sea expulsado o asesinado”, aseveró el viernes Muhamad al-Bujaiti, miembro del Consejo Político de Ansarolá, en su cuenta de Twitter.

Las declaraciones de Al-Bujaiti se produjeron después de que soldados del Ejército y combatientes de los comités populares de Yemen lograran recuperar el control del distrito de Al-Abdiya, en la provincia de Marib (centro-oeste), tras varias semanas de enfrentamientos con mercenarios patrocinados por Arabia Saudí.

Yemen es blanco de una agresión lanzada por Arabia Saudí y sus aliados árabes en marzo de 2015. Sin embargo, transcurridos más de seis años, los yemeníes ganan cada vez más terreno ante los mercenarios y las fuerzas afiliadas al expresidente fugitivo Abdu Rabu Mansur Hadi.

 

El martes, el Ejército yemení informó que su operación denominada “Operación Fajar al-Entesar” (Amanecer de la Victoria) logró recuperar otros 600 kilómetros cuadrados en la provincia de Marib, ocupada por las fuerzas de la llamada coalición saudí.

De hecho, hasta la fecha, de las 14 ciudades importantes de la región de Marib, 10 ya han sido completamente liberadas y solo cuatro están aún ocupadas parcialmente por los agresores.

El movimiento popular yemení Ansarolá ha declarado en distintas ocasiones que las fuerzas yemeníes suspenderían sus operaciones de represalia solo cuando Arabia Saudí pusiese fin a su devastadora guerra y bloqueo, puesto que sería el “preludio del establecimiento de la paz en Yemen”.

mgh/ncl/ftn/mkh