• Combatientes del movimiento popular Ansarolá de Yemen. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 8 de abril de 2021 8:39
Actualizada: jueves, 8 de abril de 2021 17:23

Un funcionario yemení destaca la derrota saudí en su agresión a Yemen y vaticina un destino peor para Turquía, si interviene en el país de la península arábiga.

Si los soldados turcos entran en el territorio yemení, tendrán un destino peor al de los agresores que les precedieron”, ha advertido este jueves Abdul Wahab al-Mahbashi, miembro del Consejo Político Supremo de Yemen, en alusión a la llamada coalición que lidera Arabia Saudí contra el país más pobre del mundo árabe.

En declaraciones ofrecidas a la agencia iraní de noticias IRNA, Al-Mahbashi ha reaccionado, de este modo, a varios informes de los medios de comunicación acerca de que cientos de vehículos y equipos militares turcos han sido transferidos a algunos puertos africanos, desde donde serían enviados a Yemen.

“Con todo el [dinero] del petróleo en su poder, los medios de comunicación y mercenarios de Estados Unidos y los árabes del Golfo Pérsico fueron derrotados en Yemen y obligados a retirarse y buscar una salida del atolladero que ellos mismos crearon”, ha recordado.

 

Considerando tal situación, el funcionario ha aseverado que si Turquía entra al campo de batalla en Yemen, es una señal de que las autoridades turcas “no se rigen por la sabiduría ni la prudencia”, sino “sufren de irracionalidad y miopía”.

“Invadir Yemen no tendrá un final feliz ni para el propio [presidente turco, Recep Tayyip] Erdogan ni para su Gobierno o el Ejército del país”, ha alertado, antes de predecir que Ankara no desplegará tropas en Yemen, sino mercenarios, el mismo escenario que implementó en Libia.

Han pasado ya seis años desde que Arabia Saudí y sus aliados iniciaron una guerra contra Yemen bajo la excusa de restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení Abdu Rabu Mansur Hadi; sin embargo, los agresores no han logrado ninguno de sus objetivos, mientras que las fuerzas militares y populares yemeníes defienden su país y, en los últimos meses, han ido ganando terreno en Marib.

fmk/ncl/hnb