• El presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení, Muhamad Ali al-Houthi.
Publicada: jueves, 14 de enero de 2021 11:36

Un alto dirigente del movimiento Ansarolá, apuntando a EE.UU., subrayó que amenazar con la violencia o usarla para lograr objetivos políticos es terrorismo.

El presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení, Muhamad Ali al-Houthi, en una serie de tuits, respondió un mensaje del senador estadounidense Chris Murphy, en el que advierte de las consecuencias del plan de la Administración saliente de EE.UU., presidida por Donald Trump, de incluir al movimiento popular yemení Ansarolá en la lista de “organizaciones terroristas”, tal como lo anunció el lunes Pompeo.

Además, cuestionó cómo pueden alegar que Ansarolá está matando a los civiles yemeníes, cuando, en realidad, Pompeo y Trump están involucrados en la matanza de civiles yemeníes, incluidos niños. “¿Cómo pudieron hacerlo cuando rechazaron su decisión, señor senador, de dejar de participar en la violación en el Congreso y apoyaron la tormenta en el Capitolio?”, preguntó.

Al-Houthi, miembro de alto rango de Ansarolá, también cargó contra Trump y Pompeo por hacer la vista gorda ante el asesinato del periodista crítico saudí Jamal Khashoggi o los crímenes contra los yemeníes de la llamada coalición saudí, y ahora pidan la formación de un comité de investigación para esclarecer las verdades de los crímenes en Yemen.

“Sería mejor enviar su solicitud a Marte, tal vez su regla hecha por ellos mismos, de que ‘lo que no nos gusta a nosotros, nos gusta a los demás’ funcione allí”, criticó en otro mensaje el funcionario yemení.

 

Nada más, Pompeo anunció la eventual medida contra Ansarolá, Al-Houthi, a través de la misma red social, acusó a “Estados Unidos de ser la fuente del terrorismo”, y dijo que el movimiento popular yemení se reservaba el derecho a responder.

El movimiento popular yemení, junto a las Fuerzas Armadas, defiende al pueblo yemení ante la agresión que Arabia Saudí y sus aliados llevan a cabo desde marzo de 2015 contra Yemen.

La medida de la Casa Blanca contra Ansarolá tiene lugar a pesar de las advertencias de agencias rescatistas y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que aseguran que estas sanciones dificultarán, aún más, los proyectos y cooperaciones para llevar y entregar ayudas humanitarias al pueblo yemení, asediado desde 2015 por los agresores saudíes.

De acuerdo con la ONU, Yemen sufre actualmente la peor crisis humanitaria del mundo con más del 80 % de sus habitantes dependientes de la asistencia y el apoyo humanitarios.

El organismo dice que más de 24 millones de yemeníes necesitan urgentemente ayuda humanitaria, incluidos 10 millones que padecen niveles extremos de hambre.

mmp/ncl/mkh/hnb