• Soldados saudíes en localidad de Yabal al-Doud, cerca de la frontera noroeste de Yemen.
Publicada: jueves, 9 de abril de 2020 7:29
Actualizada: jueves, 9 de abril de 2020 9:56

La tregua no coordinada de Arabia Saudí en Yemen es un plan diseñado por el viejo zorro colonial, el Reino Unido, para reparar fuerzas, asegura un experto.

La cadena de televisión yemení Al Masirah, en un artículo publicado el miércoles, abordó el alto el fuego unilateral que anunció el miércoles el régimen de Riad inmediatamente después de que los grupos yemeníes respondieran a una solicitud del enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Yemen, Martin Griffiths, preguntado su opinión sobre una tregua que cese la guerra injusta que Arabia Saudí comenzó el 26 de marzo de 2015 contra su territorio.

La publicación sostiene que la coalición saudí anunció unilateralmente un alto el fuego para evitar cualquier discusión y poner a Saná en una posición difícil y mostrar ante los ojos del mundo que Yemen no quiere parar las hostilidades.

Los británicos son los ingenieros de este plan y lo apoyan. Los británicos son conocidos como zorros en política, y el enviado especial de la ONU para Yemen también es británico; entonces, ya se ve cómo se ponen del lado del enemigo agresor contra el pueblo yemení”, asevera el autor del artículo, Zeid Ahmad al-Qarsi.

 

El experto en asuntos políticos subraya en Al Masirah que el principal objetivo de la tregua anunciada por los saudíes es obstaculizar el avanece del Ejército y los comités populares en la liberación de la provincia central de Marib, y darse tiempo para reorganizar sus filas después del colapso de sus frentes y reanudar la guerra bajo el pretexto de que Saná viola el alto el fuego y no lo cumple.

“Los saudíes piensan que son muy inteligentes, pero les decimos que les mostraremos que son más estúpidos que nunca”, ha apostillado el analista.

Recientemente, las tropas yemeníes han intensificado sus ataques de represalia contra Arabia Saudí y sus mercenarios, tanto fuera como dentro del país, logrando recuperar regiones estratégicas en las provincias de Al-Yawf (norte) y Marib (centro), esta última rica en hidrocarburos.

Tales logros ponen de relieve la incapacidad militar de Riad y sus aliados frente a las tropas yemeníes, una situación que ha puesto a Arabia Saudí en un estado de debilidad y ansiedad ante la posibilidad de que debe retirarse de Yemen, aceptando su fracaso al no poder materializar sus complots.

msm/ncl/hnb